Julio Guzmán respondió a La República desde el Cusco, donde se celebra la cumbre del Partido Morado. Admitió que está preocupado por la propuesta para que solo aquellos partidos que tengan como mínimo tres años de inscripción vigente puedan participar en las elecciones. De aprobarse, señaló Guzmán, su agrupación quedaría inhabilitada.

Hay una propuesta pendiente de discusión en la Comisión de Constitución del Congreso para que los partidos políticos tengan que estar inscritos por lo menos tres años antes de las elecciones. El Partido Morado se encuentra en pleno proceso de formalización así que, imagino, usted y sus colaboradores andarán preocupados.

La verdad que sí nos preocupa. La iniciativa de que los partidos tengan que estar inscritos tres años antes de los comicios es, claramente, inconstitucional y antidemocrática. La solución al problema de los partidos no pasa por restringir a las nuevas opciones sino, más bien, atacar a la falta de institucionalidad, a la corrupción. En lugar de poner candados a la participación habría que fortalecer a los partidos por dentro, formando mejores cuadros y militantes e impulsando la transparencia.

¿Diría que es una iniciativa con nombre propio, dirigida a evitar su postulación en las elecciones del 2021?

Evidentemente. Y no es solo una iniciativa en contra del Partido Morado, sino contra otras opciones políticas, como Verónika Mendoza. Esos son los manotazos de ahogado. Nosotros hace meses dijimos que el escándalo Lava Jato iba a ser el meteorito que extinguiría a los dinosaurios; bueno, ese meteorito ya cayó. Y ahora el último recurso de estos dinosaurios parece ser este. La vieja clase política busca desprenderse de sus posibles rivales con leguleyadas, con estas movidas por debajo de la mesa…

Tan debajo de la mesa no es. Se ve en el Congreso.

Es igual. Lo que pasa es que la gente ya no quiere a esos dinosaurios. Según las encuestas, el 75% de los peruanos votaría por una opción diferente a las que hubo en la campaña del año pasado. La gente está harta de ellos…

El debate sobre la iniciativa está abierto y podría haber modificaciones. Si se aprobara este requisito de los tres años, ¿ustedes podrían participar el 2021, o sería imposible?

Si se aprobara este requisito habría una inconsistencia con la norma vigente, que dice que desde que se compra el kit electoral se abre un plazo de dos años para presentar el expediente. Nosotros compramos ese kit en mayo del 2016…

El plazo de presentación del expediente vence en mayo del 2018, entonces.

A partir de ahí, según la misma norma, se abre un proceso de 180 días para subsanar las observaciones. Es decir, estamos hablando de un proceso de inscripción que demora, en promedio, dos años y medio. La exigencia de que los partidos estén inscritos por lo menos tres años antes de la elección es absolutamente inconsistente con las reglas de juego vigentes. Sería materialmente imposible cumplir con algo así. No tendríamos posibilidad de llegar al plazo.

Y estarían fuera de competencia, por lo tanto.

Está claro. Y no solo nosotros, también cualquier otra agrupación, incluida la de Verónika Mendoza.

En la Comisión de Constitución se ha señalado que, en todo caso, este requisito de los tres años podría correr recién a partir de 2021. No es oficial aún. En esa circunstancia, ¿estarían de acuerdo?

No, tampoco. Lo que hay que proteger es la democracia y las reglas de juego justas. Sería inconsistente respaldar algo así. Sí se podría establecer un periodo mínimo. En la campaña anterior se habilitó a partidos semanas antes de la primera vuelta. Eso tampoco está bien.

¿Y de cuánto debería ser ese periodo mínimo?

En lugar de tres años, podría ser un año antes de las elecciones, así no se restringe la participación y se ofrece algo de certidumbre al proceso electoral. Quienes repiten el argumento de que el plazo debe ser de tres años están manipulando a la opinión pública. Así no se consolida partidos. ¿Por qué no sacan otras normas? Porque sueñan con sacar de carrera a las opciones que los tienen más preocupados.

Sí es verdad que existen varios partidos inscritos, y la mayoría son cascarones.

El problema no es la cantidad, sino la calidad.

La propuesta es auspiciada por el Partido Aprista. ¿Le dice algo eso?

Que se mueren de miedo de que nuevos actores entren a la política y por eso quieren amarrar la pelota. Son dinosaurios que se resisten a extinguirse. Ya que andan tan preocupados en fortalecer a los partidos, les doy una sugerencia: mejor prohíban que todos los involucrados en Lava Jato participen en las elecciones. A ver, pues, atrévanse.

Le cambio el tema. ¿Qué piensa de la posibilidad del indulto a Alberto Fujimori?

Sería una falta de respeto a las víctimas, una muestra más de la impunidad que los peruanos tanto criticamos, pero que muchas veces permitimos. Sería ilegal.

¿Bajo ninguna circunstancia le parece viable?

La única opción sería un indulto humanitario, y este tiene que darse si un consejo independiente de médicos establece que el expresidente Fujimori se encuentra atravesando una enfermedad de carácter terminal. Si ese caso no se da, no existe ninguna razón para hacerlo. De nuevo, estaríamos frente a una falta de respeto contra muchas familias, y sería un retroceso en la institucionalidad peruana.

El gobierno debe pensar que así podrá llevar la fiesta en paz con el fujimorismo.

No se puede vender el honor por un plato de lentejas. La historia del Perú no se puede intercambiar por una circunstancia política, solo porque se necesita un poco más de combustible. Me parece de una gran irresponsabilidad.


LEAVE A REPLY