Informe. Para que la actividad económica tenga un alto crecimiento, la clave es la inversión, el gasto de capital y la productividad. En ese punto, la minería aporta significativamente al desarrollo del país, no solo al sector sino que también traslada ese auge a otros rubros, lo que beneficia a los peruanos y al PBI.

Equipo periodístico: Redactores: Christian Ninahuanca, Sonia Dominguez, Miguel de la Vega. José Jaramillo, Editor de Economía de Andina; William Ríos, Editor de Economía de El Peruano
 

La historia nos demuestra que aquellos países que saben aprovechar sus recursos y las oportunidades que tienen son los que registran las más altas tasas de crecimiento económico y los mayores niveles de ingreso per cápita.

“El Perú evidentemente es un país minero”, pues al analizar los rankings de producción por metal siempre está entre los principales productores del mundo, coincidieron en señalar en la Mesa Redonda ‘Mirada Económica’ del Diario Oficial El Peruano y la agencia Andina, el presidente de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep), Roque Benavides; el gerente central de Estudios Económicos del Banco Central de Reserva (BCR), Adrián Armas; el exviceministro de Minas Rómulo Mucho; y el director ejecutivo del Consorcio de Investigación Económica y Social (CIES), Javier Portocarrero.

Por lo tanto, se espera que los inicios de los megaproyectos mineros durante 2018 impulsen la expansión del producto bruto interno (PBI) y generen mayor empleo en el país. Se esperan las decisiones sobre los proyectos como minas Justa, que involucra una inversión de 744 millones de dólares, Quellaveco (5,000 millones de dólares), Michiquillay (1,000 millones) y Magistral (300 millones).

El Ministerio de Energía y Minas (MEM) informó que el 15 de noviembre de este año se debería adjudicar el proyecto Michiquillay mediante la Agencia de Promoción de la Inversión Privada (Proinversión), mientras que Quellaveco se debería anunciar para el primer semestre del próximo año.

Expansión

Armas asegura que la minería dinamiza la actividad económica y el empleo cuando hay un proyecto, porque aumenta la demanda de materiales de construcción y el rubro de metalmecánica. Parte de la caída de la inversión privada fue también explicada por la reducción de los capitales en el sector construcción, que al mismo tiempo fue reflejo del fin de los grandes proyectos mineros.

“No ha habido megaproyectos de igual magnitud que puedan empalmar y continuar con ese dinamismo, por lo cual la minería es un motor esencial de la economía, pues crea empleo, jala a los sectores de manufactura y construcción, además que requiere innovación tecnológica”, agrega el gerente central de estudios económicos del BCR.

“Si comenzamos a ver nuevos megaproyectos mineros que empiecen a construirse, creo que la dinámica de las proyecciones quedarán cortas, porque la clave para que el PBI tenga un alto crecimiento es la inversión, el gasto de capital y la productividad”, agregó.

Confianza

Al respecto, el presidente de la Confiep sostuvo que hay optimismo en la economía porque las personas comienzan a entender que el sector minero está contribuyendo al crecimiento.

“Lo que veremos en adelante, con la ayuda de los precios de los metales, es que el sector minero seguirá contribuyendo con la economía, como lo ha hecho en estos años”, manifestó.

Benavides consideró que las cifras presentadas por el BCR respecto a la recuperación de la demanda interna son un claro indicador de lo que se viene para el país en materia de inversiones, después de la caída que se registró por varios meses.

Recordó que en el proyecto Quellaveco se han invertido 1,000 millones de dólares, en tanto que Conga se paralizó con 1,500 millones de dólares invertidos.

Consolidación

A su turno, Rómulo Mucho señaló que los grandes proyectos mineros se consolidarán el próximo año, pues tienen que salir Tía María (Arequipa) y Conga (Cajamarca).

“La inversión (público y privada) estaba en casi 25% del PBI hace cuatro años, pero el 2016 bajamos a 22%, lo cual para un gestor es fatal. Podemos hablar de diversificación productiva e industrialización en el mediano y largo plazo, pero tenemos un país con recursos a la mano representado por la minería”, dijo.

El exviceministro de Minas destacó que en el ranking de competitividad el Perú está bien posicionado en tres pilares: el manejo macroeconómico, el tema financiero y el tamaño del mercado.

En tanto, el director ejecutivo del CIES destacó que la reactivación de la inversión minera tendrá un “efecto arrastre” sobre la inversión privada total del país, con la consecuente generación de empleo. “Vemos que se recupera la inversión minera en exploración, pues en los últimos años tuvo un enfriamiento que alcanzó el 20% del total”.

Nuevo boom

Javier Portocarrero dijo que la inversión en exploración minera generará un nuevo ciclo de un boom minero, que además acompañada de la inversión pública con la Reconstrucción con Cambios, que tiene un presupuesto de 26,000 millones de soles y los gastos en infraestructura deportiva para los Juegos Panamericanos 2019, tendrá un impacto significativo en la economía peruana.

“Cuando el precio del cobre se incrementa un centavo en el mercado internacional, se observa un impacto significativo en los ingresos”, sostuvo el exministro de Minas, Rómulo Mucho.


LEAVE A REPLY