Karla Ramírez Camarena

El abogado Gustavo Salazar, sobre quien pesa una orden de prisión preventiva, habla en exclusiva con la Unidad de Investigación de El Comercio, desde Estados Unidos. Se defiende de los cargos en su contra por haber prestado una de sus empresas para el pago de un soborno de Odebrecht al ex gobernador del Cusco Jorge Acurio.

Usted se encuentra prófugo de la justicia. ¿Cuándo piensa regresar al Perú?
Yo he ofrecido dar toda la información que tengo y estoy listo para hacerlo. Estoy en Estados Unidos, estoy listo para presentarme. No sé si me están utilizando para que yo sea noticia o no, pero vuelvo a decir: Yo estoy listo y llano a presentarme siempre y cuando las condiciones sean las que normalmente se dan.

Ayer el Ministerio Público informó sobre la incautación de más de un millón de dólares de una cuenta vinculada a usted en el Perú.
Yo, Gustavo Salazar, no tengo ninguna cuenta a través del Banco Interamericano de Finanzas y menos por ese monto. No tengo, así de simple. A mí me ha tomado totalmente de sorpresa y a los abogados porque, que yo sepa, al menos, hasta el día de hoy yo no tengo ninguna cuenta a nombre mío o que haya abierto alguna cuenta siquiera de una empresa a través de este banco. Y menos por esa cantidad de plata.

¿Mantiene su propuesta de devolver US$1’250.000 depositados por Klienfeld (Odebrecht) a su empresa Wircel para Jorge Acurio?
Sí, claro. Yo dentro de la propuesta he ofrecido entregar ese monto de recursos propios y lo he puesto como parte de la colaboración y la buena fe que tengo.

En su solicitud de colaboración eficaz, usted habla de la ruta del dinero. ¿Qué tipo de información tiene que pueda ser relevante?
Este dinero parte de un favor que me piden. Una persona allegada al gobernador me dice que el gobernador quiere hablar conmigo. Hablo con él y me dice que está interesado en comprar un inmueble y [Acurio] habla conmigo. Entonces, la ruta del dinero es cómo llega ese millón 250 mil dólares.

¿Usted iba a vender ese inmueble a Acurio o iba a ser un intermediario?
No, era un inmueble que yo ya tenía. Se lo iba a vender.

¿Usted acepta que sí se reunió con Renato Bortoletti (director de Contratos de Odebrecht) para intermediar el envío de dinero al señor Acurio?
El señor Bortoletti se presentó –por encargo del gobernador– por una empresa que se llamaba Klienfeld y, vuelvo a decir, en ese momento no me sonaba [el nombre de la empresa]. Si Klienfeld le estaba prestando el dinero o no, eso ya no lo sé, por eso llamo a mi abogado [José Zaragozá] para que hiciesen un contrato. La relación que tuve con el gobernador era meramente comercial.

¿Cuando usted vio a Renato Bortoletti no lo reconoció como directivo de Odebrecht?
La verdad que no, no tengo relación con el señor Bortoletti, no soy amigo de nada y si lo he visto es porque me muevo en un ambiente de mucha relación pública donde tengo que ir a muchos eventos. La única vez que me he reunido con el señor Renato fue en esta vez en mi oficina, más allá jamás.

Su abogado y amigo José Zaragozá habría dicho a la fiscalía que su empresa Wircel fue creada para recibir el depósito de Klienfeld.
La verdad no sé por qué lo ha dicho, es rarísimo. Con él compramos esta empresa en Uruguay en el 2012. La cuenta de Wircel, a través de Andorra, se crea en diciembre del 2012 y hay operaciones antes y después. Es parte de la documentación que yo quiero hacer llegar al fiscal dentro de esta colaboración.

¿Cuál es el grado de responsabilidad que usted sí acepta?
Lo que acepto es en lo que me estoy viendo involucrado hoy por no haber conocido a esta empresa Klienfeld. Pero vuelvo a decir, usted va al 2013, Klienfeld no sonaba en ningún lado y era una entidad que se acerca con un contrato inmobiliario y va con mi abogado para que lo vean ellos.

Para que Odebrecht, a través de Klienfeld, depositara el dinero a Wircel, se firmó un contrato. ¿Usted no se dio cuenta de que era falso?
Vuelvo a decir que este contrato era un contrato inmobiliario de acuerdo a lo que habíamos conversado con el propio gobernador. Entonces, que yo haya visto en ese momento que era un contrato falso, no le podría decir eso.

¿Ese contrato no se vio previamente entre usted y Bortoletti?
No, cuando el señor Bortoletti va, yo hago la conexión para que se junten con el doctor Zaragozá. Por eso yo tenía un abogado para que fuese la persona que pudiese verlo.

En ese caso, ¿a usted no le pareció sospechoso que una autoridad regional moviera tanto dinero?
No quiero entrar a ese tema específico, pero hay cuántos políticos o cuánta gente que ha tenido negocios propios y luego se mete a la política.

¿Con qué información usted puede ayudar respecto a la licitación del hospital Lorena que ofrece en la solicitud de colaboración eficaz?
La información que yo manejo es información netamente de lo que sé por los propios seguros que se tenían que tomar pero lo relataré en su momento como parte de mi colaboración también.

¿Lo que sabe es sobre el proceso previo o ya cuando se había entregado la obra a OAS?
Ya obviamente se había entregado a OAS.


LEAVE A REPLY