El líder norcoreano Kim Jong-un se burló este viernes el presidente estadounidense, Donald Trump, a quien calificó de “trastornado mental” y advirtió que lo va a hacer “pagar caro” por las amenazas contra su país en la ONU.

“Voy a hacer que el hombre que tiene las prerrogativas del comando supremo de Estados Unidos pague caro por su discurso en el que pidió la destrucción total de DPRK (Corea del Norte)”, dijo el líder norcoreano, citado por la agencia estatal KCNA.

“Estoy pensando ahora en qué respuesta estaría esperando cuando él permitió que esas excéntricas palabras salieran de su boca”, dijo Kim Jong-un.

El gobernante aseveró que esperaba de Donald Trump“declaraciones estereotipadas un poco distintas a las que suele proferir, al tener que hablar frente al mayor escenario de la diplomacia mundial”; sin embargo, agregó, el mandatario estadounidense hizo afirmaciones “sin sentido como nunca se escuchó de alguno de sus predecesores. Un perro asustado ladra más fuerte”.

En su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU, Donald Trump lanzó una advertencia a Corea del Norte.

Si Estados Unidos “se ven forzados a defenderse a sí mismos o a sus aliados, no nos quedará más remedio que destruir totalmente Corea del Norte”, dijo el presidente estadounidense.

El belicoso discurso se produce después de meses de tensiones entre ambos países por el programa armamentístico de Pyongyang, que ha desafiado a las sanciones de la ONU al lanzar su sexto ensayo nuclear y haber realizado varias pruebas de misiles que sobrevolaron Japón.

Kim, a quien Trump se refirió como el “hombre cohete”, también criticó el “comportamiento mentalmente trastornado del presidente estadounidense expresando abiertamente en el terreno de la ONU la voluntad antiética de ‘destruir totalmente’ a un estado soberano”.

“Me gustaría advertirle a Trump que ejerza prudencia al seleccionar sus palabras cuando dé un discurso frente al mundo. La mentalidad trastornada del presidente de los Estados Unidos (…) da qué pensar de su discreción y compostura”, exclamó.

El presidente estadounidense “hizo la más feroz declaración de guerra en la historia”. “Con seguridad y definitivamente contestaré con fuego al anciano mentalmente trastornado”, sentenció Kim Jong-un.

“EE.UU. o Corea del Norte, no ambos”

Este mismo jueves, el gobierno estadounidense anunció la adopción de pesadas sanciones a empresas que mantengan lazos comerciales con Corea del Norte.

Las nuevas medidas económicas incluyen la prohibición de visitar EE.UU. por 180 días a barcos y aviones que hayan estado previamente en Corea del Norte o hayan comerciado con otros buques que hayan visitado el país asiático, indicó el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

“Llamamos a todos lo países del mundo a unirse a nosotros”, indicó el secretario del Tesoro en una rueda de prensa en los márgenes de la Asamblea General de las Naciones Unidas, al comentar la nueva orden ejecutiva firmada por Trump y anunciada horas antes.

Asimismo, reiteró que con estas sanciones “las instituciones financieras están ahora avisadas de que en adelante pueden escoger si hacen negocios con EE.UU. o con Corea del Norte, pero no con ambos”.

Trump anunció su nueva orden ejecutiva en un almuerzo con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe.

Ante la ONU, este jueves el presidente de Corea del Sur aseguró que Seúl “no desea el colapso de Corea del Norte”, y llamó a Pyongyang a que abandone su programa de armas nucleares.

Japón, por su parte, anunció en la ONU que apoyaba la decisión estadounidense de mantener “todas las opciones sobre la mesa” con relación a Corea del Norte.


Fuente: Agencias

LEAVE A REPLY