La ex gerente de Promoción de la Inversión Privada de la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML) Giselle Zegarra se presentó hoy ante la Comisión Lava Jato para responder por las irregularidades detectadas en el proyecto Línea Amarilla firmado durante su gestión, así como por su relación con la empresa brasileña OAS, vinculada a casos de corrupción.

En octubre del año pasado, el portal IDL-Reporteros difundió unas supuestas conversaciones de Whatsapp entre Giselle Zegarra y altos directivos de la constructora brasileña OAS, incluyendo a su ex presidente ahora preso Léo Pinheiro, en las que la ex funcionaria de la MML negocia la cancelación del proyecto Río Verde a pedido del alcalde Luis Castañeda.

Giselle Zegarra señaló que hasta la fecha no ha recibido de manera oficial el texto de las conversaciones. Por tal razón, se negó a responder algún tipo de cuestionamiento sobre su contenido.

“Yo he tenido varias conversaciones de ese tema, de otro tema, de la plusvalía, de mi posición de Río Verde con la gestión Castañeda, pero reconocer ese texto [las conversaciones] no puedo, porque no lo tengo”, enfatizó.

Pese a que la presidenta de la Comisión Lava Jato, Rosa Bartra, le advirtió que en caso no colabore con el grupo parlamentario para la investigación, pasaría a la condición de investigada y se procedería a levantar el secreto de sus comunicaciones, Giselle Zegarra insistió en no responder al respecto.

En otro momento, la funcionaria afirmó que ella no se “metió” en el proyecto Río Verde y defendió que los fondos destinados para esta obra hayan sido destinados al by-pass 28 de julio, ya que el dinero de los peajes “debe ir para la red vial metropolitana”.

“Al decir la ordenanza del peaje que el destino de la renta de los peajes son para la red vial metropolitana quiere decir que puedo hacer en Lima Metropolitana las obras que sean como se hacía antes”, aseveró.

-Incidente-
La sesión registró un incidente cuando el congresista Víctor Andrés García Belaunde hizo una pregunta que incomodó a Giselle Zegarra. “¿Usted suele besarse con todos sus clientes?”, le consultó.

En respuesta, Zegarra dijo que tal interrogante era “una falta de respeto” e indicó que ella asesora a varias empresas, “y de mí pueden decir que soy autoritaria, pero corrupta no”.

Luego de ello, se informó que Giselle Zegarra dejó el Congreso entre lágrimas. La presidenta de la Comisión Lava Jato, Rosa Bartra, dijo que ello se debía a un problema de salud.


LEAVE A REPLY