Son ya 35 años del estreno de Blade Runner – 90% dirigida por Ridley Scott y basada en un relato de Philip K. Dick . El relato combinaba ciencia ficción especulativa y reflexiva, todo esto enmarcado en una atmósfera propia del cine noir. El resultado fue una cinta importante para el género y que marcó un antes y después en este tipo de historias. Su influencia y legado es enorme y solo ha crecido con el tiempo.

La odisea de Blade Runner es una peculiar; existen un total de 7 versiones de la cinta, con “The Final Cut” como la última que se lanzara hace 10 años. Este exceso de cortes y ediciones obedece al conflicto de visión entre productores y director. En su estreno en cines la historia contaba con una voz en off que narraba lo que veíamos en la pantalla, una narración que tanto Scott como el protagonista Harrison Ford consideraban totalmente innecesaria, ademas de un forzado final feliz. El estudio temía que la gente no entendiera lo que ocurría, pero subestimar de esta manera a la audiencia solo lisió la cinta y en su momento recibió críticas bastante tibias. Se le consideraba un espectáculo visual que no terminaba de desarrollar a sus personajes.

Luego de múltiples cortes y ediciones, Scott pudo completar el ya mencionado corte final, para ese entonces la cinta ya era una pieza de culto que había influenciado a muchas otras películas y obras de ficción. Las interrogantes sobre la naturaleza humana eran planteadas de una forma inquietante y casi operática. Rutger Hauer como el líder de los replicants cazados por Deckard era un villano con motivaciones que tenían sentido, con las que uno podía empatizar. El actor europeo tenía una presencia que imponía e incluso improviso una de las líneas más famosas de la cinta

Con una secuela (necesaria o innecesaria aún está por verse) por estrenarse este año es buen momento para repasar lo que la crítica ha dicho de la original. Empecemos con el siempre conciso Roger Ebert, que en su reseña de la versión final dijo lo siguiente:

Más que una cinta demasiado enfocada en su trama estamos ante una obra comrpometida con su visión, no me deja de sorprender la gran influencia del noir para contar relatos futuristas. Tuve mis problemas con la versión original en su momento, pero esto me dicen obedeció más a mis sensibilidades. ¿Si la película ya era perfecta porque ha necesitado tantas ediciones? Lo cierto es que Scott al final sigue siendo solo un ser humano.

En su reseña para un director’s cut que salió en 1992, Owen Gleiberman alabó lo que vio en su texto para Entertainment Weekly:

Luego de ser recibida con indiferencia por críticos y audiencias en 1982, esto debido a una intrusiva narración y falta de enfoque, ahora podemos ver una versión que resalta todos los méritos que varios fans han señalado durante años. La visión futurista y sombría del mundo de la película es totalmente cautivante. Estamos ante una de las pocas cintas de ciencia ficción que se pueden llamar trascendentales.

Desson Howe para The Washington Post escribió también sobre la versión sin narración mostrada en 1992:

La película es fascinante en cualquier versión, la sensación que crea es atrapante y hay que estar en verdad agradecidos de poder volver a experimentar esta historia en la pantalla grande.

En 1982, el crítico Gary Arnold reseñó la cinta para el mismo medio y aquí podemos ver la respuesta áspera que tuvieron varios críticos a la versión original:

Hay varios problemas y contradicciones en la historia y la monótona narración de Ford no ayuda en nada. Los villanos son una suerte de psicópatas con toques de poetas malditos y el romance entre Rachel y Deckard bastante estéril. A pesar de las increíbles imágenes en pantalla existe un vacío de contexto que perjudica en lugar de ayudar al guión.

Michael Wilmington, en su texto para Los Angeles Times de 1992, dijo:

Una visión única y poderosa posee esta cinta, en la vena de 2001 de Kubrick, los problemas de la versión original han sido eliminados y definitivamente estamos ante una gran cinta que se siente nueva y fresca.

Kate Muir para Time

A pesar de transcurrir en el año 2019 la cinta se siente atemporal y muy cercana a cualquier tiempo presente. El ambiente oscuro y lugubre parece sacado de un cuadro de Edward Hopper.

Michael Phillips del Chicago Tribune

En Blade Runner Scott y su vision barroca triunfa por encima de la trama o los arquetipos de personajes utilizados.


LEAVE A REPLY