La escalada de tensiones políticas que ha terminado en el anuncio del jefe del Gabinete, Fernando Zavala, de pedir una cuestión de confianza al Congreso luego de que se conociera la moción de censura de la ministra de Eduacación Marilú Martens ha generado diversas reacciones entre las distintas bancadas; y ahora también de los gremios empresariales del país.

Así, el presidente de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), Mario Mongilardi Fuchs mostró su “profunda preocupación” por la actual crisis y pidió a las fuerzas políticas resolver los problemas que vienen enfrentando en el menor tiempo posible, anteponiendo el interés nacional a las diferencias políticas.

“Actuar de otra forma mostraría un acto de irresponsabilidad de cualquiera de las partes involucradas”, sentenció Mongilardi Fuchs recordando que la inestabilidad política tiene un impacto negativo en la imagen del país, en la actividad económica y en la inversión privada.

“[Esos factores] podrían verse seriamente afectados dando lugar a un menor empleo, que es la principal herramienta que debe utilizar el Gobierno para reducir los actuales niveles de pobreza, acotó.

De esta manera, consideró que si no se establece un verdadero diálogo permanente entre el Ejecutivo y el Legislativo -aunque las proyecciones de crecimiento del PBI de este año no se verían afectadas- el desempeño económico del país en 2018 sí mostraría en cifras dicho impacto. “Para el próximo año nuestras proyecciones de crecimiento son de 3,5% pero ese resultado sería afectado por este tipo de contextos”, dijo.

Además, el presidente de la CCL recordó que uno de los elementos que las calificadoras de riesgo miden es la situación política. “Ciertamente si este clima de inestabilidad perdura claramente vamos a estar frente a una posible reducción de la calificación de riesgo del Perú”, afirmó.


SHARE
Previous articleIndio viejo
Next articleChurchill

LEAVE A REPLY