Isabel Iwaya

Ubicadas en la zona norte de la Provincia de Yauyos,  entramos como quien va a Lunahuana, en el camino va creciendo la expectativa por que el variado y hermoso paisaje se avisora que lo que se viene es aun mejor. Uno no se cansa de admirar por el vidrio del auto las imágenes dibujadas de la quebrada del Río Cañete entre el verdor de los cerros, y los poblados por los que vamos pasando. (Se recomienda hacer un alto en Lunahuana para abastecerse de combustible, provisiones e incluso si se puede hacer algo de canotaje).

Prosiguiendo el camino ya en  el Km. 70 se encuentra el limite distrital de Yauyos ahí encontraremos una bifurcación debido a que la Central a ocupado el lugar no hay pase hacia la derecha así que se debe subir hacia la izquierda. Hay que estar alertas por un probable impacto ambiental en la zona, por mientras lo que se ve es que tratan de tener en buenas condiciones el camino.

La primera parada en la reserva puede ser Laraos donde cuentan con hospedajes sencillos pero confortables como para aclimatarse y descansar para salir al día siguiente a primera hora.

El distrito de Laraos, es uno de los más antiguos de la provincia de Yauyos, y su historia es amplia y emerge desde la época preincaica. Su pueblo antecesor es Sinchimarka, cuna de hombres forjadores, pero a la vez valientes y belicosos, como todas las tribus que conformaban los Yauyos, quienes fueron tenaz resistencia antes de ser anexados al imperio incaico. Laraos es famoso por sus impresionantes andenerías, su curiosa laguna estacionaria de Cochapampa que luego de las lluvias y hasta unos meses después se puede pescar y en la época de seca se convierte en estadio de futbol, la quebrada de Yuncalara famosa por que aquí empieza la fiesta de la Champeria o bien conocida como Limpiacéquias en el mes de mayo, las ruinas de Sinchimarka vestigios de la poderosa y organizada cultura pre inca que existió aquí y que no se dejo doblegar por los ejércitos del Inca Pachacútec y además es tierra de trabajadores campesinos, artesanos que no han perdido sus costumbres las cuales conservan y transmiten de generación en generación.

Al día siguiente saliendo muy temprano y bajando Laraos se sigue el camino hacia la derecha que nos llevará a Huancaya este paraíso natural donde las aguas danzan en una sinfonía sin fin, un espectáculo inigualable que tienen que disfrutar en vivo y en directo, todo lo que se les pueda contar queda corto ante tan sublime belleza.

El tiempo de viaje desde Laraos es aproximadamente dos horas ya que en el camino se encontraran con escenarios perfectos para tomar fotos lo que retraza un poco el viaje. Se encontrarán con una imponente caída de agua cuya fuerza impresiona a pesar de no ser muy grande la cual es el anuncio de que a la vuelta se encuentra la laguna Piquicocha, donde es imperdonable no hacer una parada, siguiendo el camino y continuando con los hermosos paisajes cruzaremos el pintoresco pueblito de Vitis.

Después de eso ya no falta nada para llegar a nuestro destino es mejor dejar el auto por los alrededores de la plaza para disfrutar de un corta pero reconfortante caminata pasando las calles nos topamos con una rivera verde con unas aguas cristalinas unos pasos más y veremos cara a cara las cascadas de Cabracancha, hay que cruzar los bellos puentes coloniales desde apreciaremos más de toda esta belleza natural, unos pasos mas y podemos subir al mirador desde donde se quedaran perplejos de tanta belleza natural. Estos son los momentos en los que uno respira hondo y reflexiona la grandesa de nuestro Perú y de lo privilegiados que somos, riquezas que tenemos que cuidar y atesorar.

En los alrededores de Huancaya se encuentran las cascadas de Carhuayno, Chinchan, Chucupata. Las Cataratas de Cuchupasca y las lagunas de Huallhua, Huarimanca, Huascacocha. Estas son solo algunas de las maravillas naturales que encontraremos sin contar la riqueza histórica y costumbrista que nos ofrece Huancaya.

Siguiendo nuestro camino volvemos a tomar nuestro auto con dirección a Vilca otra joya que nos tiene reservada la zona de Yauyos llegando a su hermosa plazita tomen un poco de aire para subir al mirador cuyo camino se encuentra empedrado con escalinatas que nos llevarán a lo alto para admirar todo el pueblo de Vilca y su belleza natural. Podemos continuar desde ahí hacia la Laguna Papacocha y el Bosque del Amor.

Una vez abajo no podemos perdernos de pasar por el puente colonial y admirar las cascadas que forman las aguas en su recorrido.

Espero con estas cortas reseñas que no pueden en lo mas mínimo explicar toda la belleza natural que guardo en imágenes en mi mente, no hay palabras para describirlo ni cámara que pueda captarla.

 Como llegar :

Para llegar a la Reserva lo recomendable primero es llegar al hermoso valle de Lunahuaná que se encuentra ubicado a 38 Km. pasando San Vicente, a solo 183 Km. de Lima.

Debemos partir de la carretera Panamericana Sur y a casi una hora y media, se llega hasta Cañete. De aquí se toma el desvío a la izquierda en el Km. 144 de la Panamericana Sur, que conduce a Imperial – Lunahuaná – Yauyos.

Para subir a Laraos se debe tomar el desvio en Llapay en el km. 242.

Y para llegar a Huancaya se debe seguir por la carretera pasando Alis, Miraflores, Vitis.

Vilca queda pasando Huancaya.

Recomendaciones :

·         Ir un fin de semana largo para disfrutar de todos los atractivos turísticos de la zona

·         De no contar con carros preparados 4×4 preferible ir con una agencia que les ofrezca el servicio

·         Bloqueador solar

·         Gorrito

·         Buenas zapatillas

·         Ropa abrigadora para la tarde

·         Cámara con zoom óptico

·         Agua

El 03 de junio de 2001, la Zona Reservada Alto Cañete – Cochas Pachacayo, es categorizada como Reserva Paisajística Nor Yauyos – Cochas, mediante D.S. N° 033-2001 AG, ubicada en los distritos de Miraflores, Vitis, Huancaya, Tomas, Tanta, Alis, Laraos y Carania de la provincia de Yauyos del departamento de Lima, así como en el distrito de Canchayllo de la provincia de Jauja del departamento de Junín.


LEAVE A REPLY