Nuestra parroquia fue fundada el 4 de agosto de 1949 por el Cardenal Juan Guadalberto Guevara, Arzobispo de Lima de aquel entonces.

Inicialmente la parroquia funcionó en la capilla del Colegio Santa María (hoy María Reina), y la oficina parroquial en un cuartito que quedaba al lado.

El Padre Mitchel comenzó la intensa labor de conocer a su feligresía, ofrecerles los servicios parroquiales e ingeniárselas para la construcción de la iglesia. Los feligreses desde un principio se identificaron y aprendieron a  amar a su parroquia marianista, aunándose los esfuerzos con el objetivo de levantar el templo.

Momentos emocionantes para el Padre Mitchel y la naciente feligresía de Santa María Reina.

Se inició entonces una campaña para recaudar fondos, encabezada por el Padre Mitchel y los feligreses que lo apoyaban incondicionalmente. Así empezaron a realizarse las tradicionales kermesses en 1950 y en noviembre de ese año se puso la primera piedra para la construcción de la Iglesia.

Al año siguiente, se construyó el Salón Parroquial frente al colegio y los matrimonios se multiplicaron en la capilla, constituyéndose este también en una fuente de ingreses para la causa.

En el verano de 1953 los marianistas inauguraron su nuevo templo (presbiterio, capilla lateral y sacristía), y aunque faltaban las ventanas, igual el Padre Mitchel celebraba las misas. En junio de ese año se completó esa obra, pero pronto la gran cantidad de feligreses hizo que el local quedara chico.

Entonces el Padre Mitchel se propuso construir una segunda etapa con una nave más grande. Más kermesses y apoyo de la feligresía hicieron que en 1955 se pusieran nuevamente la primera piedra para nuestra Iglesia de hoy.

La nave principal, junto con la torre, fueron terminadas en 1957, completándose de esta manera el anhelado templo con una capacidad de más de mil personas.

El Cardenal Landázuri Ricketts fue quien consagró a nuestra flamante obra bautizándola con el nombre  de Parroquia de Santa María Reina.
Posteriormente, la casa parroquial fue construida en 1060 y el velatorio y los consultorios médicos el 1986, con lo que quedó completa la edificación actual.

El cardenal Juan Landázuri Ricketts y a su lado el Padre Mitchel en la misa inaugural del nuevo templo en 1953.

Y el Padre Albert Mitchel, que fue párroco hasta 1965, permanecerá perennemente en el cuerpo como el gran gestor y realizador de esta obra, a la cual se dedicó en cuerpo y alma con mucho amor al prójimo y a la Virgen María. Tanto así que fue el propio Padre Mitchel, quien ayudado por dos albañiles, colocó la cruz que corona la torre.


LEAVE A REPLY