Rocío La Rosa Vásquez

 

La segunda vicepresidenta de la República Mercedes Aráoz considera que fue un desliz del primer ministro Fernando Zavala hablar públicamente sobre las diferencias entre los miembros de la bancada oficialista. Asegura que no se opondría a una eventual convocatoria para integrar el Gabinete a Jorge del Castillo.

—¿Hubiera sido mejor que el primer ministro no hiciera diferencias entre los miembros de la bancada durante una entrevista?
Fue quizás un momento de emoción, y lamento que lo haya hecho. No es que quiera dividir a la bancada, él ha reconocido a un grupo que coordina habitualmente y a otro que no ha estado participando en las reuniones.

—¿Fue un desliz?
Fue un desliz frente a los comentarios que han salido en la prensa. Varios de mis colegas han dicho cosas que son muy desagradables, que no se deben ventilar. Si uno quiere sugerir cambios y mejoras, lo hace internamente.

—Los congresistas Gilbert Violeta y Salvador Heresi dicen que no están en la bancada para reventar cuetes a los ministros.
Nadie les ha pedido eso. La crítica tiene que ser interna, yo también critico a mis colegas del Ejecutivo y lo aceptan. Las encuestas nos han golpeado, no es grato para un equipo gubernamental ver esta encuesta reciente [PPK tiene 19% de aprobación]. ¿Qué cosa? ¿Ahora que no te veo bien te dejo, te abandono y te acuchillo? Eso no es correcto.

—¿Ve en ellos una intención de separarse de la bancada?
Espero que no. Yo encuentro válidos sus intereses políticos, no solo para estar en el Gobierno, sino de plantearse posibilidades electorales en el 2018 y posteriormente, pero, con todo respeto, no es el momento de jugar a eso.

—Keiko Fujimori ha dicho que el Gobierno no tiene norte y demandó cambios en el Gabinete. ¿Cree que se acabó la tregua tras el diálogo con el mandatario?
Espero que no, que haya sido un tema del momento. El primer ministro ha seguido dialogando con los enviados de ella sobre la agenda que se planteó en esa primera conversación. Y hay un espacio de colaboración bien interesante con el Congreso y, en particular, con Fuerza Popular en política de largo plazo.

—También ofreció darle al Gobierno facultades legislativas en educación, pero ustedes no las habían pedido. ¿A qué se refería?
No sé, no tengo una bola de cristal. De repente estuvo mal informada en ese momento. Había mucha incertidumbre y creo que allí hubo un error.

—Por otro lado, la bancada fujimorista deja en suspenso la autorización al presidente para viajar a Nueva York y al Vaticano.
Pienso honestamente que ellos no estaban en la intención de no querer dar la autorización del viaje. Creo que se calentó mucho el ambiente en un momento del debate. Yo pedí la calma porque no podemos exaltarnos, por eso fuimos a cuarto intermedio.

—¿Detrás de cámara los fujimoristas ya les dijeron que votarán a favor?
Creo que va a haber una votación a favor. La agenda de viaje la marca el presidente en función de la política exterior, que está en sus manos.

—Para usted, ¿la bancada fujimorista es obstruccionista? Ellos dicen que no.
Es una bancada que ha tenido una actitud complicada. No quiero llamarla obstruccionista, ha sido difícil lidiar con eso, pero creo que últimamente ha habido cambios positivos. Los resultados de esa primera conversación [entre Pedro Pablo Kuczynski y Keiko Fujimori]han sido buenos. A pesar de que aparentemente tengamos estos debates y acusaciones, tenemos que lidiar con ellas.

—Después de fungir de mediador con los maestros en huelga, ¿Jorge del Castillo podría ser convocado por el presidente Kuczynski para integrar el Gabinete?
No lo sé. Lo que sí creo es que debemos tener un trabajo articulado con las otras bancadas y este es un buen ejemplo. César Villanueva (APP) hizo un papel espectacular, el trabajo de Jorge del Castillo muy bueno, estuvieron también la gente de Acción Popular jugando un rol excelente y los dos bloques del Frente Amplio.

—¿Del Castillo tiene cualidades para entrar al Gabinete?
Él ha sido ya ministro, no hay duda de que tiene experiencia y, en general, la gente del Apra tiene la cualidad de una experiencia política muy amplia. Así que no hay duda de que puede ser él o cualquiera.

—Usted tuvo diferencias públicas con él en las elecciones del 2011. ¿Ese episodio ya fue superado?
Eso ya quedó en el pasado.

—¿Él no tendría entonces un veto suyo?
Yo no tengo vetos con ninguna persona. Además, yo reconozco que tengo una simpatía particular por el Partido Aprista porque fueron los que me invitaron a participar de su gobierno.

—Cuando Zavala acabe su ciclo como primer ministro, ¿a qué otro cercano colaborador del mandatario le ve cualidades para ocupar ese cargo?
Esas son decisiones del presidente y hay personas cercanas a él que tienen las cualidades.

—¿Con la muñeca política que le reclaman a Zavala?
Hay personas que tienen esas cualidades. Yo creo que el señor Zavala sí tiene esa muñeca política y conversa con las diferentes fuerzas de oposición continuamente. Lo que pasa es un momento crítico y yo creo que vamos a dar la vuelta a ese momento.

—Algunos analistas opinan que el presidente no debería menospreciar el término ‘política’ o hacer política. ¿No será que quiso decir politiquería?
Yo creo que él obviamente entiende que hay que hacer política, no es ningún tonto. Además, el presidente tiene mucha experiencia política previa y sabe perfectamente que es importante. Pero él se está refiriendo a este juego político de ataques y que no es política realmente, sino que es politiquería.


LEAVE A REPLY