La Superintendencia Nacional de Aduanas y Administración Tributaria (Sunat) denunció a OAS y a trece ejecutivos de la empresa brasileña por el presunto delito de defraudación en perjuicio del Estado a partir del proyecto Línea Amarilla-Vía Parque Rímac.

En un informe periodístico, el programa de TV “Cuarto Poder” reveló que el ente recaudador ha acusado a OAS ante la Fiscalía Provincial Especializada en Delitos Tributarios por hacer facturas por servicios “fantasmas” por más de S/32 millones.

Los conceptos de pago fueron por consultorías técnicas y de presupuesto supuestamente hechos por dos empresas extranjeras: la constructora Andreu Limitada, de Chile, y por Bynkelor SA, de Uruguay.

El hilo conductor de estos pagos por asesorías ficticias en la obra Línea Amarilla-Vía Parque Rímac, lo inició la Comisión Lava Jato del Congreso anterior, cuando entregó indicios a la Sunat de una supuesta defraudación tributaria.

La Sunat pidió, en un primer momento, que OAS identificara a cada una de las personas, supuestos trabajadores de las empresas extranjeras, que elaboraron las asesorías, y le solicitó también exhibir los controles y permisos que acreditaran el ingreso de esos técnicos al Perú y a las obras.

Del mismo modo, el ente pidió a la constructora Andreu Limitada y a la empresa Bynkelor SA, de Uruguay, sustentación de sus trabajos, así como la certificación que acreditara su especialización en asesorías de obras civiles.

Ante el pedido de dichos sustentos, ni OAS ni las empresas extranjeras que supuestamente brindaron los servicios de asesorías pudieron justificar la facturación de S/32 millones.

Ante esto, la Sunat sostiene que la constructora brasileña “realizó maniobras fraudulentas con el propósito de dar la apariencia de operaciones comerciales lícitas cuando en realidad no lo son”.

Entre los implicados en este caso figuran el gerente general de OAS en Perú, Valfredo de Assis Ribeiro, y los ejecutivos Leonardo Fracasi Costa, Alfonso Agra de Víctor, Alexandre Alves de Mendoza, Clayton Goncávez Holanda, Fernanda Maima Mathia, Barros Goncalves Meneses, Zaida Salas Santa Cruz, entre otros.

Según el Ministerio Público, una de las declaraciones clave para entender la ruta de presuntos sobornos de OAS sería la de Roberto Trombeta, ex contador de la constructora brasileña, que mencionó ante los tribunales que la empresa hizo contractos ficticios por la obra Línea Amarilla-Vía Parque Rímac. Esto le habría permitido a la empresa desviar y transferir a bancos de Suiza fondos por más de US$6 millones, entre agosto del 2012 y marzo del 2013.


LEAVE A REPLY