Amanda Mars

 

Donald Trump volvió a agarrar la caja de cerillas este viernes por la noche y amenazó a Venezuela con una acción militar si la escalada autoritaria del Gobierno de Nicolás Maduro persiste y la consideran necesaria. En una semana que tendrá su capítulo en historia por las amenazas cruzadas entre Estados Unidos y Corea del Norte, armas nucleares incluidas, el presidente de América lanzó una advertencia de plomo sobre Caracas: “Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluída la militar si fuera necesario”, dijo desde su club de golf de Bedminster, en Nueva Jersey, donde pasa sus peculiares vacaciones.

Trump hizo las declaraciones tras una reunión sobre seguridad con el secretario de Estado, Rex Tillerson, la embajadora de EE UU ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, y su consejero de Seguridad Nacional, el general H. R. McMaster. El tema estrella del encuentro y de las preguntas de los periodistas iba a ser la tensión con Pyongyang, pero hubo palabras gruesas para el país caribeño. “No voy a descartar la opción militar, es nuestro vecino y tenemos tropas por todo el mundo. Venezuela no está muy lejos”, enfatizó.

El empresario neoyorquino dijo que esos 17 días que iba a pasar fuera de la Casa Blanca no eran vacaciones propiamente dichas, que iba a alternar ocio y trabajo. La semana que lleva en Nueva Jersey, a la postre, ha sido un sobresalto permanente, dentro y fuera de su cuenta de Twitter.

Con un final de curso aciago en el Senado, distanciado de los legisladores de su propio partido tras el sonado fracaso de su reforma sanitaria en la Cámara, el yo militar de Donald Trump se está haciendo oír. No ha lanzado esta vez “la madre de todas las bombas”, como el pasado abril en Afganistán, ni ha atacado instalaciones del régimen en Siria, como hizo por esas mismas fechas, sino que ha optado por discursos belicistas de “furia y fuego” con Corea del Norte.

Estados Unidos ha endurecido las sanciones contra el Gobierno de Maduro y no ha cerrado las puertas a penalizaciones económicas, pero este viernes el presidente advirtió de que también las armas están sobre la mesa. El Pentágono aclaró acto seguido que no ha recibido ninguna orden de la Casa Blanca sobre Venezuela.


LEAVE A REPLY