El ex ministro del primer gobierno aprista, Rómulo León, dijo sentirse tranquilo tras la decisión de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema, la cual confirmó en última instancia su absolución y la de otros procesados en el Caso Petroaudios.

Como se ha informado, el tribunal supremo archivó definitivamente el proceso que se destapó en el 2008, durante el segundo gobierno de Alan García, tras una denuncia de chuponeo y tráfico de influencias a favor de la empresa noruega Discover Petroleum Company.

“Yo fui perseguido, fui insultado mala y cobardemente desde una posición de poder, yo no podía contra ella. Le dijeron a la fiscal de la Nación, la señora [Gladys] Echaíz, que tenía que meterme preso”, manifestó a Canal N.

Consultado por si la orden de encarcelarlo provino de Palacio de Gobierno, respondió: “Lo dijo públicamente el presidente de aquel entonces [Alan García], que vaya preso y además con el insulto. Después, cuando ha ido como testigo al juicio por los Petroaudios, él ha negado que me haya dicho rata”.

Mientras estuvo procesado, Rómulo León estuvo internado en el penal San Jorge durante tres años. Posteriormente, el Poder Judicial le otorgó arresto domiciliario, pero esta medida fue revocada por la comparecencia restringida en julio del 2012.

“La gente sabe que en mi caso pasé de supuesto victimario a víctima, y así fue. Eso fue lo que me tocó vivir”, señaló también León.

Asimismo, sostuvo que nunca ha recibido actitudes negativas en las calles.

“Pasan los taxistas o me encuentro por la calle y me dicen ‘Rómulo, bobo contigo’, o se solidarizan conmigo desde el día siguiente que salí a la calle después del arresto domiciliario que tuve”, aseveró finalmente.


LEAVE A REPLY