Javier Sampedro

“Transportistas, oficinistas, bibliotecarios, funcionarios, agentes de seguros, comerciales, secretarias, relojeros, banqueros…”. Así enumera Materia los oficios más amenazados por la robótica (automatización, en la jerga). También podemos citar los casos recientes de Metrobot, el robot que conduce el metro, y del robot cirujano, que ha empezado a preocupar hasta a sus propios creadores, que creen que el grado de autonomía de estos médicos de silicio debería regularse, jerarquizarse y pensarse a fondo, con la ayuda de los filósofos éticos y de los filósofos del derecho. El empleo humano está en peligro. El que peligra más en nuestros tiempos es el más manual y menos cualificado, pero eso es solo el principio. Después vendremos los demás: usted y yo, lector.

Los intelectuales, de ciencias o de letras, tienen que sentarse a analizar a fondo esta tercera, cuarta o enésima revolución industrial. Por desgracia, entre el 3% y el canal de Isabel II pasando por Murcia a tope, todos andan demasiado ocupados en subrayar lo obvio. Malas noticias.

Desde un estudio seminal de dos profesores de Oxford hasta el último informe encargado por la Casa Blanca, todos los expertos dan por seguro que el trabajo menos cualificado va a desparecer, no tan deprisa como para preocupar al gobernante miope, pero más rápido de lo que puede asumir incluso un político de visión aguda. Esto son malas noticias. Quieren decir que el desempleo masivo se nos vendrá encima antes de que tengamos una alternativa laboral y vital para el 80% de la gente. Los intelectuales, de ciencias o de letras, tienen que sentarse a analizar a fondo esta tercera, cuarta o enésima revolución industrial. Por desgracia, entre el 3% y el canal de Isabel II pasando por Murcia a tope, todos andan demasiado ocupados en subrayar lo obvio. Malas noticias.

Como demuestran los robots cirujanos y los sistemas de inteligencia artificial que ejecutan las operaciones bursátiles, la amenaza a los trabajos manuales no va a ser más que el principio. El objetivo de la robótica es superar a las personas en todos los aspectos de su vida laboral, intelectual y emocional. Lo que nos separa de esa distopía no es más que un problema técnico. Y os necesitamos a vosotros, los seres de carne y hueso que tenéis por costumbre leer y pensar, para encontrar una solución parsimoniosa, respetuosa, sostenible. No siempre será así, pero de momento os necesitamos.


LEAVE A REPLY