“Tendremos una actitud implacable frente a la lucha contra la corrupción, yo no me debo a quien me elige”, afirmó esta tarde el flamante contralor general de la República, Nelson Shack, tras jurar al cargo que desempeñará por los próximos siete años.

La ceremonia se llevó a cabo en el Palacio de Justicia y contó con la participación del presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez; la presidenta del Congreso, Luz Salgado; y el presidente del Tribunal Constitucional, Manuel Miranda Canales.

El titular del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez, tomó juramento al economista, quien agradeció por la confianza depositada en su persona y agregó que no tiene ninguna militancia política.

“Yo me debo al Estado, al pueblo, mi compromiso está con ellos […] Yo sueño con una contraloría que sea capaz de luchar contra la corrupción, pero que sea capaz de prevenir, detectar y sancionar”, manifestó.

Nelson Shack indicó que, en este momento, la Contraloría General de la República y otras institucionales del sistema de control están enfrentando una profunda crisis que se deriva de un sistema poco moderno, de “profundas inconductas funcionales y de corrupción”.

“Toca una moralización profunda y un proceso de modernización estructural es un imperativo que se impone de inmediato […] Tenemos que dejar que los gestores puedan gestionar, y para eso necesitamos mejores controles en los cuales la introducción de mecanismos masivos de tecnologías de información y comunicación los haga más eficientes.

De otro lado, señaló que la contraloría no debe ser temida por los buenos funcionarios pero sí por “aquellos malos funcionarios, que con sus inconductas y actos de corrupción, han traicionado la vocación de servicio a nuestra patria”.

“La corrupción y la ineficiencia en el Estado son la cara de la misma moneda. Es una misma moneda que termina matando a nuestra gente, y no solo las expectativas sino que literalmente mata a los más pobres”, destacó.

Finalmente, Nelson Shack llamó a emprender una cruzada para luchar contra la corrupción y estimó que con el apoyo del Congreso, el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial “podremos empezar a cambiar la cara de la administración pública frente al ciudadano”.


LEAVE A REPLY