Gustavo Kanashiro Fonken

Durante semanas, la candidata voceada para reemplazar a Luz Salgado como presidenta del Congreso era Cecilia Chacón, pero solo horas antes de que se llevara a cabo la votación interna en Fuerza Popular, trascendió que otra alternativa era Luis Galarreta. Quien fue el vocero fujimorista durante el primer año de la actual legislatura terminó convirtiéndose en el único postulante para el cargo.

La candidatura de Galarreta ha sido saludada por opositores al Gobierno como el Apra a través de Mauricio Mulder, quien tiene casi asegurado un sitio en la Mesa Directiva como segundo vicepresidente, y por el oficialismo por medio de Juan Sheput. Ambos destacan la “experiencia” de un parlamentario como él para asumir la presidencia del Parlamento.

Sin embargo, lo que también ha hecho destacar a Galarreta durante el año en el que fue vocero fujimorista fueron sus críticas contra el Gobierno.

“Luis Galarreta se ha ganado la afinidad de Keiko Fujimori a pulso […] Su candidatura indicaría que la lideresa de Fuerza Popular confía bastante en su círculo interno, en el conocido equipo ‘mototaxi’ y entre sus integrantes trata de barajar los puestos de mayor importancia”, dijo a El Comercio el analista político Antonio Maldonado.

“Imagino que la intención es que haya una persona del círculo más allegado a Keiko Fujimori y, en ese sentido, Galarreta ha hecho mejor su trabajo que Cecilia Chacón este año y por eso quizá fue designado”, especuló el especialista.

En esa misma línea opinó el analista Eduardo Dargent. “Se ha premiado la fidelidad de Galarreta […] Otros candidatos tenían una imagen de mayor conciliación pero parece que optaron por alguien fiel que ha sabido defender a la lideresa de la bancada”, señaló.

– ¿Conciliador o confrontacional? –

El presidente Pedro Pablo Kuczysnki (PPK) ha dicho que este segundo año de Gobierno debería ser uno en el que el Ejecutivo y el Legislativo trabajen juntos y sin confrontaciones. La designación de Galarreta no garantiza esto, según los analistas.

“Para el Gobierno, él es un gran signo de interrogación porque no sabe con qué disposición va a llegar Galarreta a la Mesa Directiva. No se sabe si va a ser conciliador o confrontacional. Pero él ha demostrado que tiene un discurso maleable. Ha pasado de ser antifujimorista a fujimorista, así que puede pasar de radical a moderado”, dijo Maldonado.

“Nadie quita la posibilidad que el cargo haga a la persona. De repente Galarreta cambie su conducta, pero si él ha ganado un concurso es el que premia a quien fue el más duro del fujimorismo con el Gobierno”, comentó a su turno Dargent.

– Celos internos –

Más allá de la relación entre el Congreso y el Ejecutivo, el impacto de la candidatura de Galarreta como presidente del Parlamento puede ser perjudicial para la cohesión de Fuerza Popular.

“Galarreta es uno de los nuevos, un invitado a Fuerza Popular. Esto puede originar que haya cierta envidia dentro de figuras que son parte del fujimorismo histórico y que pueden sentirse marginadas”, subrayó Maldonado.


LEAVE A REPLY