Discos Invisibles: De un quemador de discos a una disquera independiente

0
179

Fotos y texto
por Luis Alonso Pérez

Aunque algunos no quieran aceptarlo, la tecnología ha transformado nuestras vidas.

Los avances tecnológicos han impulsado un cambio radical en la forma en la que nos comunicamos, vivimos y trabajamos. Para muchos artistas, ha permitido explotar su creatividad de formas que jamás hubieran imaginado. Para José Ignacio “Nacho” López, un músico electrónico Peruano radicado en Tijuana, la tecnología lo ha llevado de ser un hombre con un quemador de discos, al director de una de las disqueras independientes con mayor presencia en la escena electrónica nacional.


Familia Invisible – Mónica, Siki, Nacho, Ulises, Salvador y Martha Castro.


Son las 10:20 p.m. en los estudios de Discos Invisibles en Playas de Tijuana y xxx xxx, bajista del grupo Miel, comienza a lucir cansado después de unas horas de grabación de su nuevo material. Es difícil creer que hace unos cuantos años Nacho solía ser el único músico que ponía pie en este modesto estudio casero, pasando largas horas solo con su computadora, sus cajas de ritmos y sus sintetizadores.

Pero este cambio no sucedió de la noche a la mañana, el músico peruano ha tenido que invertir su tiempo, dinero, trabajo y espíritu al proyecto. La idea de crear un sello discográfico independiente nació precisamente por el hecho de que la tecnología actual permite a los músicos trabajar, grabar y difundir su material sin la necesidad de esperar el sueño dorado de firmar un contrato con una gran disquera para dar a conocer su material.

Todo comenzó cuando Nacho llegó a Tijuana en 1998. Por esas fechas Nacho llevaba varios años creando música y Discos Invisibles se creo como el nombre de una disquera independiente que publicaría los discos de su proyecto electrónico El Lazo Invisible.

Con el paso de los años El Lazo Invisible grabó tres discos como el único proyecto de la disquera, hasta que la soledad musical se comenzó a volver aburrida y comenzó a trabajar con Mónica Camacho, para formar una primera versión del grupo Miel, quien actualmente cuenta con cinco integrantes: Nacho, Mónica, Siki, Ulises y Salvador.

Por esos tiempos un amigo de Nacho, Heriberto Acosta, comenzó a participar en la disquera con su proyecto I/O. Posteriormente se incorporaron proyectos como Asteroide, Dasain y de ahí en adelante todo comenzó a avanzar a pasos agigantados.

Ahora Discos Invisibles es una familia con más de diez integrantes, desde músicos hasta publirelacionistas, todos trabajando de forma voluntaria para sacar adelante sus aspiraciones personales, canalizadas a través de la disquera. Su alineación actual incluye a los proyectos Miel, Dasain, Asteroide, I/O, Mirador, Orlando y por supuesto El Lazo Invisible.

Para Nacho, Discos Invisibles se define como “una colección ecléctica de trabajos de audio digital de la frontera”. Su definición es amplia, ya que existe una apertura a todo tipo de proyectos que busquen innovar de alguna forma la música electrónica “Cualquier producto que envuelva el audio digital, sin importar el estilo y pertenezca al entrono fronterizo, es suficiente para encajar en nuestro estilo” agregó López.

Por tratarse de un proyecto independiente, lo cual significa que no hay dinero, los músicos han tenido que cooperar en formas que nunca hubieran imaginado. Parte de este trabajo involucra la elaboración “artesanal” de un disco con su propio equipo casero, desde la creación, grabación y masterización del audio, hasta la misma fabricación del disco. “Hay veces que nos juntamos a trabajar en duplicar, imprimir, cortar o doblar el empaque de un cd, mientras otros trabajan en la página de Internet o diseñan el flyer para nuestra siguiente presentación. Para los músicos que pensaban que esto solo consistía en ir a grabar o tocar en vivo se quedan pensando ¡hey a mi nunca me avisaron que tenía que hacer esto!” comentó Nacho.

Hay muchas oportunidades en puerta para Discos Invisibles, quien ahora cuenta con varios proyectos bien encaminados y uno que otro en puerta. Además, su participación en eventos y festivales ha venido incrementando, recientemente dos proyectos de la disquera –Miel y El Lazo Invisible– participaron en el festival Flama en Xalapa, Veracruz, el mismo día I/O, Dasein y Asteroide se presentaron en el festival Radio Tijuana en el centro cultural Multikulti.

También han mantenido por más de un año un programa semanal de radio por Internet en la estación Radio Global, la cual se transmite en vivo desde la base de operaciones de Discos Invisibles y se retransmite a la red en las oficinas de Global. Sin embargo sus planes de crecimiento los han impulsado a iniciar su propia estación de radio, la cual esperan poner en marcha en unos cuantos meses bajo el nombre Radio Invisible.

El futuro pinta bien para la disquera, es difícil toparse con un flyer de un evento electrónico en Tijuana sin ver el nombre de un miembro de este sello independiente, los vemos en todos lados… y eso que son invisibles.

LEAVE A REPLY