La provincia de Paucartambo, cuyo nombre significa “posada florida”, se ubica al este de la ciudad del Cuzco, en un punto estratégico en el tránsito comercial entre la capital del Tahuantinsuyo y el valle selvático de Kosñipata. Las tierras de Paucartambo constituyeron desde muy antiguo una región cocalera. De acuerdo con las crónicas, la coca motivó a los incas, en tiempos del soberano Inca Roca, a conquistar dicho territorio, puerta del Antisuyo. Posteriormente, Pachacútec se internó con su ejército por Paucartambo, con la finalidad de someter a los aguerridos indios Mojos. Sabemos también por los cronistas, que durante la conquista española, el capitán griego Pedro de Candia con una hueste de trescientos soldados y más de medio millar de indígenas, deseoso de conquistar el mítico país de Ambaya, pasó por la comarca de Paucartambo, la que fue reconocida por él y su gente con los nombres de “Avisca” y “Pacual”. Consciente de la riqueza y propiedades de la coca de esa región, el poder colonial fundó allí un corregimiento para controlar el reparto de esta hoja entre los aborígenes. A fines del siglo XVIII, Paucartambo figuraba como una subdelegación de la intendencia del Cusco, y como una urbe orgullosa por poseer uno de los puentes más imponentes del virreinato peruano. Proclamada la independencia, Paucartambo fue reconocida por el libertador Simón Bolívar como provincia el 21 de junio de 1825. En la actualidad, esta región del Cusco reune a los distritos de Paucartambo, Kosñipata, Colquepata, Challabamba, Huancarani y Caicay.

Paisaje de Paucartambo (besthike.com)

El Puente de Carlos III.- Este puente de cal y piedra y de arco ojival, que lleva el nombre del monarca que lo mandó construir hacia 1775, es uno de los símbolos de la provincia. Fue edificado sobre el río Mapacho o Paucartambo con la finalidad de reemplazar los efímeros puentes indígenas de mimbre, que no ofrecían ninguna seguridad a los transeúntes, quienes trasladaban ricos cargamentos de maderas, productos agropecuarios, recuas de mulas y piaras de llamas. La solidez del Puente Carlos III, de 34 metros de largo, 5 de ancho y 13 de alto (desde el rio), atrajo a los pobladores de la planicie de Kallipata hacia la capital de la provincia. Las consecuencias de la atracción fue la reorganización urbana de Paucartambo. Sabemos que durante el siglo XIX tuvo dos refacciones una en 1818 y otra en 1855. También, en 1935, el Puente Carlos III sufrió algunas modificaciones, pues se cambió el empedrado por cemento para facilitar el tránsito de vehículos motorizados.

Puente Carlos III en Paucartambo (panoramio.com)

La capital y su Iglesia.- La capital de la provincia es un acogedor pueblo ubicado a 2950 m.s.n.m. Paucartambo se levanta a la vera del rio Mapacho, y está rodeado de cerros poblados de eucaliptos, lo que le da un aspecto bucólico y un ambiente apto para buena respiración. Se puede acceder a esta localidad oriental del departamento desde el Cusco, después de recorrer 110 kilómetros. El poblado recibe al visitante con su puente Carlos III. La urbe es pequeña, y como casi todas las viviendas serranas, reune casas de adobe, de dos plantas, pintadas de blanco y con sus techumbres de teja de dos aguas para soportar las lluvias. El puente dirige hacia la calle principal, la cual termina en el frontis del santuario, que custodia a la Virgen del Carmen, patrona de Paucartambo. El lado izquierdo del inicio de dicha vía nos conduce hacia la plaza mayor. Sin lugar a dudas, el edificio principal es el templo de la Mamacha Carmen, edificación virreinal, que al parecer data de fines del siglo XVII, vale decir, de la época del obispo del Cusco Manuel de Mollinedo y Angulo. La más temprana historia de esta iglesia parroquial cuenta que ella estuvo destinada a otra advocación mariana: la Virgen del Rosario, de gran veneración entre los indios. Su construcción es modesta y de una sola torre. Es un edificio rectangular con paredes de adobe y techumbre de tejas. El frontis ostenta una portada de piedra con arco de medio punto y molduras, en cuyas enjutas, en medio de follajería, se han esculpido corazones invertidos. A ambos lados del arco se levantan columnas, que sostiene un balcón de madera. Las dos pilastras tienen bases de piedra y están ornamentadas con serpientes de bajo relieve. El balcón es de madera, posee balaustres y goza de la protección de un tejadillo. Encima del cual logramos detectar un óculo. El interior del templo es de una sola nave. Llama la atención el altar mayor, de estilo neoclásico, cuya parte del ara está enchapada de plata. A ambos lados de dicho altar se descubre columnas salomónicas ornamentadas con racimos de uva y rosetones cubiertos en pan de oro. Además de esas figuras en alto relieve, el tabernáculo ostenta lienzos con los temas de la “Asunción de la Virgen”, la “presentación del Niño”, y “Adán y Eva”. Cabe destacar su púlpito de madera, también con columnillas salomónicas en la parte de su cátedra, y con pinturas de Papas en sus intercolumnios.

Iglesia de Paucartambo (antarqui.com)


Fuente: http://blog.pucp.edu.pe/blog/juanluisorrego/2009/01/29/paucartambo-cuzco-historia-y-turismo/

LEAVE A REPLY