Un muffin (también conocido en otros países en idioma español como panquecito o magdalena) es un producto de repostería elaborado con pan dulce y otros ingredientes. Cocinado al horno en moldes individuales, presentan una base cilíndrica y una copa más ancha en la parte superior, con forma de hongo. Se sirven envueltos en un papel especial de repostería o aluminio, y aunque su tamaño puede variar, presentan un diámetro inferior al de la palma de la mano de una persona adulta.

El origen de este alimento se encuentra en Inglaterra, con referencias en recetarios a partir de 1703. Su nombre deriva de la palabra original moofin, cuyo origen puede deberse a una adaptación de la palabra francesa moufflet (pan suave). El pastel se consumía preferiblemente en desayunos o como tentempié (Alimento ligero Que se suele Tomar Entre Horas), y se incluyeron varios sabores como fruta seca o fresca, especias y chocolate.

A partir de la década de 1950 se comenzaron a comercializar distintos paquetes de muffins, tanto en Inglaterra como en Estados Unidos, en distintas cafeterías, pastelerías y tiendas de alimentación.

El muffin inglés se caracteriza por una textura muy esponjosa.

En Estados Unidos se conoció recién en el siglo XIX, a partir de la llegada de inmigrantes británicos.

RECETA ENGLISH MUFFINS
(A mi me salieron unos 10 muffins)

400gr harina de fuerza
18gr de levadura fresca de panadería (o 6gr de levadura seca de panadero)
6gr sal
15gr azúcar normal (o si tenéis, caster sugar)
15gr mantequilla a textura pomada
1 huevo mediano
170ml de leche
semolina para espolvorear

-En un cuenco ponemos la harina, la levadura, la sal y mezclamos con las manos.

-Añadimos el huevo, el azúcar, la mantequilla y la leche, mezclamos hasta obtener una masa blanda.

-Espolvoreamos la superficie de trabajo con harina, pasamos la masa y empezamos a amasar, introduciendo aire, ayudándonos de la cornarina si hiciera falta, hasta obtener una masa fina, blanda y elástica, yo tardé unos 10 minutos.

-Engrasamos un cuenco ligeramente con aceite, colocamos la masa dentro, tapamos con papel film y lo dejamos fermentar una hora y media en un sitio cálido y alejado de corrientes, hasta que doble su tamaño.

-Espolvoreamos la mesa de trabajo con semolina, pasamos la masa a la mesa, la extendemos con un rodillo a unos tres centímetros de grosor, cortamos la masa con un cortapastas redondo o un vaso mismo de unos 9 cm de diámetro, a mi me salieron unos 10 muffins.

-Espolvoreamos una bandeja de horno con semolina y vamos colocando los muffins, separados unos de otros y espolvoreamos con mas semolina

-Dejamos fermentar 30 minutos más, en un sitio apartado de corrientes.

-Calentamos una sartén antihaderente de fondo grueso a fuego bajo, doramos los muffins 6 minutos por cada cara, es importante que el fuego esté bajo ya que si no, se queman por fuera y quedan crudos por dentro.

-Retiramos, dejamos enfriar ligeramente encima de una reja y ya podemos servir, acompañados de lo que queramos.

 


Fuente: http://muffinsymuffins.blogspot.pe/2012/05/historia.html

LEAVE A REPLY