¿Los alimentos pueden definir nuestra identidad? Para Malena Martínez, gerenta del restaurante Central e investigadora de Mater Iniciativa, sí. Ella busca que revaloremos el hecho de que tenemos 50 razas de maíz y 4.200 variedades de papa.

Malena Martínez, la investigadora que revaloriza el origen de la comida del Perú.

Hace unos cinco o seis años, Malena Martínez jamás hubiera imaginado que encontraría su verdadera vocación viajando por el Perú para recolectar alimentos maravillosos y estudiarlos. Desde niña, soñaba con ser médico. Quedaba siempre entre los primeros puestos en su escuela, le fascinaban las ciencias y esperaba usar ese conocimiento para curar a las personas.

Sus padres —un abogado y una arquitecta— la impulsaban a seguir ese camino. “Ser profesionales” era lo que ellos esperaban de sus cuatro hijos. Malena tomó esas aspiraciones muy en serio. Así que estudió Medicina General y todo iba bien hasta que cumplió 26 años.

Malena Martínez estaba en Iquitos haciendo el SERUMS, un servicio que se da al Estado hacía al final de la carrera, en zonas rurales con poquísimo acceso a hospitales y medicinas de calidad. Ella recuerda que ver esa realidad la frustraba, le costaba lidiar con el sufrimiento de las familias. “Tenia la sensación de que hacía poco —recuerda—, que la medicina no alcanzaba”.

Entonces volvió a Lima a trabajar en un laboratorio, viajó a Estados Unidos y al regresar llevó cursos de Nutrición, como intentando encontrar otra vez la pasión que sentía por su carrera. Le gustaba el contacto con los pacientes, sí, pero aquella insatisfacción vocacional no la dejaba.

Durante esa época de dudas, Virgilio Martínez, su hermano mayor y chef del restaurante Central, el mejor de América Latina, le hizo una propuesta. “Estaba pensando hacer algo relacionado con la investigación de productos de Perú, pero no estaba seguro de cómo. Tenía la impresión de que había un montón de comida e insumos pero no sabía cómo llegar a ellos”, recuerda Malena, quien hasta ese momento nunca había trabajado en una organización ni sabía de cocina. A pesar de eso, aceptó el reto. Así nació Mater Iniciativa.

Malena Martínez: la investigadora que revaloriza el origen de nuestra comida

Malena Martínez recuerda que se sintió cómoda de inmediato en esos primeros viajes a lugares increíbles: la sierra del Cusco, los bosques de Tambopata, los desiertos de Ica, un nevado a más de cuatro mil metros de altura. Todos, lugares donde ella y un equipo de especialistas (botánicos, antropólogos y entomólogos) llegaban a los pueblos buscando nuevos alimentos, indagando sobre ellos, escuchando las historias de los lugareños sobre cómo usan sus productos.

“¿Por qué es importante saber el origen de lo que comemos? Solo así es posible valorar en serio nuestra riqueza de país megadiverso —dice la investigadora de 38 años. Si tú tienes una papa nativa, debes saber que esa papa proviene de cierta altura y que no puede crecer en ningún otro lugar, en ninguna otra región. Quien consuma esa papa debe saber que tiene un valor adicional, que no es cualquier producto”.

Si al principio Mater Iniciativa se planteaba como una asociación para nutrir a Central de conocimiento, ahora sirve para ayudar a que las comunidades pongan en valor sus productos y ese saber antes escondido pueda estar al alcance de todos. Hoy, por ejemplo, con la ayuda de expertos, han comenzado a investigar las propiedades nutritivas y curativas de la miel amazónica, y también la de otras plantas medicinales.

“Por eso el eslogan de Mater Iniciativa es: ‘Afuera hay más’. Empezamos pensando el ‘afuera hay más’ como ‘afuera de la cocina’. Ahora pensamos el ‘afuera’ como el mundo”, dice Malena Martínez quien siente que su antigua profesión la ayuda mucho hoy en su nueva labor. “Si hay algo de ser médico que rescato un montón es el contacto con la gente. Ponerse en el lugar del otro, entender su visión del mundo. Eso es algo que siempre voy a querer mantener. Ahora soy médico a mi manera”.
✎ Escribe: Joseph Zárate
❉ Fotos: Yayo López y archivo personal


LEAVE A REPLY