El rostro de la Dama de Cao, una antigua gobernante de la cultura mochica en el siglo IV, fue revelado este martes en una ceremonia organizada por el Ministerio de Cultura. Régulo Franco Jordán, director del Complejo Arqueológico El Brujo y uno de los responsables del hallazgo de la momia en el 2005, conversó con RPP Noticias sobre su rol en el Antiguo Perú, el cual señala como paradigma para las mujeres del país y del mundo.

“Estamos hablando de una mujer extraordinaria que se constituye en un paradigma en nuestra sociedad en nuestra sociedad, para que las mujeres peruanas se empoderen”, declaró Franco en Ampliación de Noticias. “Queremos que las mujeres de nuestro país, de América y del mundo vean que existió una mujer poderosa como ella hace 1,700 años en el valle de Chicama, en la costa norte del Perú”.

El hallazgo. “Cuando la descubrimos en el 2005 y luego la dimos a conocer en el 2006 a través de National Geographic, toda la comunidad científica aseguraba que en el Antiguo Perú existía el patriarcado”, contó tras explicar que todos las representaciones de gobernantes moches eran masculinas. Sin embargo, luego de seis meses de investigación, se determinó que la momia era de una mujer. “Saltamos de emoción porque estábamos cambiando la historia del Perú, la noción del poder en el Antiguo Perú”.

El rostro de la Dama es una proyección del cráneo de la momia realizado sobre la base de un protocolo de reconstrucción facial forense, creado en Rusia y traído a Latinoamérica por gestión de la Fundación Wieste, según explicó su gerente Ingrid Claudet.

“Ella es gobernante, no sacerdotisa. Si ustedes ven su imagen, tiene una diadema, una corona, aretes, collares de oro, plata, cobre, piedras semipreciosas y sobre todo, tiene dos báculos metálicos que le dan la autoridad máxima. Esos elementos se repiten en las representaciones de la iconografía mochica en hombres, pero no en mujeres”. Antes de la Dama de Cao, se creía que las mujeres de la cultura moche estaban relegadas a actividades secundarias.

Siguen los estudios. De acuerdo con el especialista, la mujer murió entre los 25 y 30 años y medía 1.48 m. de estatura. En sus brazos y antebrazos tenía tatuajes de serpientes, arañas, felinos lunares, el árbol de la vida, peces, figuras geométricas, entre otros símbolos sagrados que formaban la cosmovisión de la cosmovisión moche. “Pensamos que debió haber pasado algo en ese momento. Había una sucesión de hombres y por cosas del destino, nació esta gran mujer, la empoderaron y gobernó esta sociedad mochica”, agregó Franco.

Los especialistas incluso han investigado cuál era su dieta, maíz y productos marinos. Además se está estudiando su ADN en colaboración con la Universidad de Harvard. “Vamos a seguir investigando a esta mujer poderosa y sus acompañantes. El análisis de ADN puede darnos datos de los lazos de parentesco con la adolescente que la acompañaba y estaba estrangulada, con el guardián que estuvo muy cerca de ella y con sacerdotes”.

Reconstrucción del rostro.

“El rostro es una proyección del cráneo de la momia de la Señora de Cao realizado sobre la base de un estricto protocolo de reconstrucción facial forense, originalmente creado en Rusia y que luego fue traído a Latinoamérica”, contó Ingrid Claudet, gerente general de la Fundación Wiese. Según explicó, primero se capturó un modelo 3D a través de escaners, luego se llevó a una computadora, se fueron esculpiendo los tejidos blandos del rostro yse colocaron en este en función del cráneo.

Claudet explicó que todos los detalles del rostro reconstruido están bien documentados. “La forma de los labios, por ejemplo, fue motivo de una discusión porque tenía una condición llamada pronagtismo (la mandíbula de abajo más adelantada que la de arriba). Hubo consultas entre odontólogos, cirujanos e ilustradores para definir si llevaba los labios entreabiertos o cerrados”.


LEAVE A REPLY