César Lengua Apolaya

Socio Lazo, De Romaña y CMB Abogados

El incumplimiento de las obligaciones laborales o su cumplimiento negligente genera responsabilidad de parte del trabajador. Esta suele ser de dos tipos: (i) aquella que incide sobre el desenvolvimiento de la relación laboral hablamos de las facultades disciplinarias del empleador, incluyendo el despido en casos graves; y (ii) la que concierne a la responsabilidad económica del trabajador o extrabajador, en caso de que se hubieren generado daños y perjuicios a la empresa.

La empresa debería ser consciente de la necesidad de anticipar el escenario donde se tengan que hacer valer dichas responsabilidades. Sin embargo, en la práctica se aprecia que una de las mayores dificultades es la escasa posibilidad que tiene el empleador para demostrar judicialmente la negligencia del trabajador.

Esto es así porque hay un desfase entre la realidad y la opinión judicial: mientras la dinámica laboral exige contratos laborales con obligaciones amplias y generales que confieran al empleador un amplio margen de dirección, las sentencias judiciales requieren que el empleador demuestre el incumplimiento de obligaciones concretas.

Esta ha sido la tendencia desde la Casación 2147-2004-Lima, según la cual el incumplimiento de obligaciones que motiva el despido y pareciera que a cualquier otra responsabilidad laboral, añadimos debe ser entendido en sentido estricto, esto es, referido al contenido propio y específico de la labor que ejecuta al trabajador.

Una labor preventiva apuntaría a concretizar las obligaciones laborales lo mejor posible, sin llegar a excesos. Para ello no solo existe el contrato y el reglamento interno de trabajo, sino otros insumos propios de las áreas de gestión humana (manuales y perfiles de puestos, por ejemplo).

En materia de seguridad y salud existen procedimientos escritos de trabajo y otros semejantes. Estos instrumentos, actualizados y comunicados a los trabajadores junto con otras formalidades, pueden ser integrados al conjunto de obligaciones del trabajador, lo que pondría a la empresa en una mejor posición de defensa.


LEAVE A REPLY