Cuando se piensa en los grandes referentes que dejó evolución del jazz-rock en la década de los 60, se viene a la mente un abanico de talentosos exponentes de rock y jazz. Uno de sus más relevantes protagonistas fue James Marshall Hendrix, nacido en Seattle, Washington, quien posteriormente adoptó el nombre escénico de Jimi Hendrix. Su música ritmo, estilo y sonido ha querido ser copiado pero no se apega al original.

En la música de Hendrix se percibe un amplio espectro de influencias: blues, jazz, r&b, soul y rock; pero el efecto que causó en la sensibilidad de los guitarristas de jazz y rock es trascendental. Así abrió las puertas a nuevas técnicas que fusionaban la distorsión, el ‘feedback’, el ‘sustain’ y una serie de habilidades creativas, aplicadas a la forma de tocar la guitarra en cuanto a acordes, requintos y el uso de octavas, siempre denotando la presencia de sus raíces en el blues y el rhythm and blues.

La influencia de Hendrix en el jazz-rock se aprecia en colaboraciones con el guitarrista John McLaughlin y el tecladista Larry Young, en grabaciones como Hell´s session y Nine to the universe. Hendrix creaba un sonido sorprendente con efectos bastante primitivos, como el “delay”, el”wah-wah”, el “fuzz” y la “octavia”, haciendo uso extensivo de escalas musicales, una técnica que en ese entonces era utilizada solo por músicos de jazz, según recopila Raúl Aznar en el portal web Cultura Blues.

El músico de rock estadounidense Tom Morello atribuye a Hendrix el uso de las pedaleras porque mejora las presentaciones en vivo y mientras graba. Morello escribió un artículo para Rolling Stone en 2012, cuando Hendrix fue elegido el mejor de todos los tiempos: “Sus riffs eran descargas de funk, precedentes del metal. Jimi Hendrix los utilizó mucho mejor que ningún otro; cogió lo que acabaría siendo el funk de los años 70 y lo hizo sonar a través de un amplificador Marshall como nadie lo ha conseguido hacer de nuevo.”

Aunque como suele suceder, su ímpetu innovador generó diversas emociones en otros artistas, ya sea envidia, admiración o simplemente celos profesionales. Tal es el caso de Miles Davis desde la primera vez que vio a Hendrix tocar en vivo en el Fillmore East Auditorium de Nueva York, se sintió rebasado.

Otro de los artistas que se sintió afectado musicalmente por Hendrix fue Slash, quien reconoce que los primeros temas que escuchó de Jimi fueron Purple Haze y Light my fire: “Jimi me influyó no sólo por su música sino también por su actitud, era una persona desinhibida, sin problemas, sin censuras, tocaba lo que quería” dice Slash en una entrevista en el 2011 para The Quietus página web británica de música. Llenaba escenarios y alcanzó mayor éxito en Inglaterra que en su país de origen, por eso el londoniense Saul Hudson reconoce de donde salió su inspiración “Me influyó muchísimo a la hora de tocar y ser músico”.

Prince tampoco se queda atrás, muchos dicen que tanto por su look y por estilo tiene mucho de Hendrix, aunque el músico ha caminado más por la vereda del pop y una cantidad de influencias muy amplias. Según la página web Nación Rock: “Pero claramente su forma de tomar una guitarra y ofrecer lo que más sabe hacer hacia su público es envidiable, totalmente digna de su maestro, de quien-y pese a su carácter egocéntrico- no ha tenido ningún tipo de reparo en confesar su admiración”.

El guitarrista noruego Terje Rypdal también cayó bajo el encanto musical de Hendrix, utilizó los recursos tonales de la guitarra eléctrica para plasmar sonidos en su álbum “After The Rain” grabado en 1976. Mientras que James “Blood”Ulmer, en ocasiones comparado con Jimi Hendrix, magnificó el sonido de Hendrix con su propio brebaje de punk blues en su emblemático álbum de 1974 “Captain Black” y para principios de los 80´s, Ulmer se convirtió en un post-Hendrix Funkster.

Para la escena del jazz a mediados de la década de los 60´s, Hendrix representó la nueva era y un nuevo capítulo, el sendero hacia un sonido que rompía con los estereotipos tradicionales y la nueva apertura de una generación que estaba por revelarse. Todo este proceso obligó a los artistas de jazz a cuestionarse y reinventarse, aventurándose en la intensidad del jazz-rock. El potencial de Jimi Hendrix se vio estancado por su temprano deceso, pero su legado es infinito.

LEAVE A REPLY