Manuela Zurita

La riqueza privada en el Perú se incrementó 7,6% en el 2016, totalizando US$94.312 billones, según el Informe Global de Riqueza del Boston Consulting Group (BCG), que este año  lleva el título “Transformando la experiencia del cliente”. El estudio, elaborado por la firma en base a información de 125 bancos gestores de patrimonios alrededor del mundo, revela que la acumulación de los activos financieros invertibles en hogares millonarios dio un salto desde la última medición del 2015, cuando registró un aumento de 1,3% en relación al año anterior.

El desempeño de las fortunas peruanas tiene razones globales: el crecimiento económico acelerado del planeta que promovió la generación de nueva riqueza y la buena performance de los mercados de capitales, explica el informe. En efecto, no se trata de una tendencia aislada. Con 6,3%, Latinoamérica fue la segunda región donde la riqueza privada más creció en el mundo (considerando que a nivel global aumentó 5,3%, alcanzando los US$166,5 billones). En Asia-Pacífico registró un aumento de 9,5%.

Así, en el Perú existen 7.259 hogares que poseen más de US$1 millón en activos líquidos. Se trata del 0,11% de hogares con este tipo de riqueza contabilizada por BCG en el país. “Lo tengan debajo del colchón, en bancos o bonos. No [implica a] los activos reales físicos, en campos, edificios o casas, pero sí los financieros”, aclaró Jorge Becerra, senior partner y director gerente de la consultora, en entrevista con El Comercio.

RIQUEZA OFF-SHORE

Del total de la riqueza privada peruana, el 65,4% está en plazas on-shore [locales] y el 34,6%, off-shore. Detrás de este último dinero está el gobierno a través de la campaña de repatriación de capitales de comienza el próximo 3 julio y finalizará el 29 de diciembre de este año. La apuesta es por que los dueños de dicha riqueza declaren su dinero, o sus bienes o derechos y los recoloquen en el Perú a cambio de menores tasas impositivas (entre 7% y 10% versus el 30% regular). Además, serán exonerados de intereses y multas.

La política de repatriación de capitales también ha sido impulsada en Argentina, donde se “blanquearon” US$120 millones, de los cuales se habría repatriado un 20%; en Chile, se declararon entre US$15.000 millones; y en México, US$161 millones este año. Brasil y Colombia también se aplicaría la medida. En la región existen US$1,5 billones en mercados off-shore de un total global de US$10,3 billones, equivalentes al 6% de la riqueza privada en el mundo.

El informe precisa que se espera que el dinero repatriado se invierta en la economía regional o local. No obstante, por el momento no advierte señales que dichos activos no declarados previa postregularización se estén dirigiendo en ese sentido. A juicio de Becerra, pese al nuevo contexto, el negocio off-shore va a continuar creciendo a tasas aproximadas de 5% en el futuro. El año pasado creció 3,7% versus un 5,4% de la riqueza on-shore.

En ese sentido, adelantó que se espera cada vez más ver a jugadores globales de la gestión patrimonial como los grandes bancos suizos o americanos aterrizar en la región. “Vieron la necesidad de ofrecer servicios de forma local. Pero la realidad es que los clientes locales, los bancos locales, están mucho más cercanos y normalmente estos clientes se sienten acogidos por bancos locales”, dijo.

PERSPECTIVAS
Según el informe, hacia 2021 la riqueza privada aumentará 6,7% por año en el Perú y 5%, en Latinoamérica. “Somos positivos respecto a las perspectivas económicas para el Perú y la región. Los mercados bursátiles siguen esta tendencia. El 2016 fue un buen ejemplo”, señaló Becerra.

Al respecto, el informe precisa que hacia 2021 en la región los activos que liderarán la riqueza privada para entonces serán las acciones con un retorno anual de 10%.

DATOS

►En Latinoamérica, el 55% de la riqueza privada del 2016 fue generado por la creación de nueva riqueza, según BCG.►En la región, Colombia fue el país donde más se incrementó la riqueza (14%), seguido de México y Brasil (10%, en cada caso).


LEAVE A REPLY