Hrolf Ganger el vikingo que se convirtió en Duque de Normandía. En noruega hacia el año hacia el año 870, nació Hrolf Ganger, conocido también como “Rollo el errante”.Poco sabemos a cerca de su infancia y adolescencia. Pero sí, que en el año 874 como jefe de un grupo de vikingos se dedicó al pillaje en el Mar del Norte y el Canal de la Mancha. El grupo de vikingos estaba formado por noruegos y daneses. Y servían de mercedarios al mejor postor.

Hrolf Ganger el vikingo que se convirtió en Duque de Normandia, pesaba más de 140 Kg y medía más de 2 metros

La apariencia de Hrolf debía ser imponente, pues según algunas crónicas, el sobrenombre de Errante. Deriva de que era tan enorme que ningún caballo era capaz de transportarle. Debido a sus más de 140 Kg y a sus más de 2 metros de altura.

Hrolf se asentó en el año 896 en la desembocadura del Sena. Hizo varias incursiones en tierras francesas, llegando incluso a amenazar París. El rey Carlos el “Simple” viendo que no podría hacer frente a los vikingos. Decidió firmar con Hrolf el Tratado de Saint Clair sur Epte. Según el cual, cedía a Hrolf el condado de Ruan y una parte de Neustria.

Hrolf, se convirtió al cristianismo y juró lealtad a Carlos. Así, se convertía en Señor de aquellas tierras. Neustria, con el tiempo se convertió en Normandia. Y aunque algunos aseguran que Hrolf nunca llegó a tener en vida el título de duque de Normandía. Sí, se considera el primer duque de Normandía, ya que sus descendientes llevaron este título.

Hrolf tuvo dos esposas Poppa y Gisela hija del rey Carlos el “Simple”. Después de expandir sus territorios, en el año 927 cedió el poder al hijo que tuvo con Poppa. Convirtiéndose éste en Guillermo I de Normandía. Hrolf, también está emparentado con la dinastía británica al ser ascendiente de Guillermo el “Conquistador”. No se sabe con certeza el año de la muerte de Hrolf, se cree que fue hacia el año 932 o 933. Su tumba se encuentra en la Catedral de Ruan.

Hrolf Ganger el vikingo que se convirtió en Duque de Normandía
Hrolf Ganger

LEAVE A REPLY