El detenido gobernador regional del Callao, Félix Moreno, será liberado en las próximas horas luego de que la Sala Penal Nacional de Apelaciones revocara la orden de 18 meses de prisión preventiva en su contra. Sin embargo, cabe aclarar que el tribunal le dictó al funcionario comparecencia restrictiva mientras es investigado.

La autoridad chalaca, quien permanece en la cárcel desde inicios de abril, no podrá ausentarse de la localidad donde reside, deberá presentarse ante cualquier citación fiscal y deberá pagar una caución de S/100 mil, entre otros requerimientos.

Moreno es indagado por el Ministerio Público por haber recibido, presuntamente, más de US$2 millones en sobornos de parte de la empresa Odebrecht. Esta habría sido una ilícita retribución de la compañía a cambio de que el funcionario la favorezca con la adjudicación del tramo Callao de la Vía Costa Verde.

Según la tesis fiscal, el empresario Gil Shavit habría sido el intermediario entre el servidor público y la firma brasileña para pactar el pago de la coima, que habría ascendido a US$4 millones. De acuerdo al testimonio del mismo Shavit, él recibiría del total el 40% y 60% el gobernador.

Por esta confesión, el ciudadano israelí fue liberado bajo comparecencia restringida. Su palabra fue el sustento para que la Fiscalía pida ante el Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria de la Sala Penal Nacional la prisión preventiva de Félix Moreno, quien terminó recluido al penal de Ancón I.

Los motivos de su liberación

Perú21

accedió a la resolución de la Sala Penal de Apelaciones con la que se sustenta la acción para revocar la prisión preventiva contra Félix Moreno, luego de que la defensa del funcionario interpusiera su apelación. Estos son las principales argumentos:

1. Las declaraciones de Gil Shavit y del colaborador eficaz 03-2016 vinculado a Odebrecht, que confirmarían el pago de soborno a Moreno, no han podido ser corroboradas.

2. El colaborador eficaz 03-2016 dijo que se reunió en distintas oportunidades con Gil Shavit y Félix Moreno para negociar el pago de US$4 millones en sobornos. Pero para la sala no hay prueba de que hayan existido esas citas.

3. El colaborador dijo que Moreno solicitó a Odebrecht que los más de US$2 millones que le correspondían debían ser transferidos al publicista Luis Favre, como pago por sus servicios en la campaña electoral de reelección en 2014. El tribunal señala que la Fiscalía no pudo demostrar este hecho.

4. El colaborador dijo que no tiene conocimiento de si hubo contrato o documento que demuestre la transferencia a Favre.

5. La sala indica que “las declaraciones de los colaboradores 03-2016 y Gil Shavit ameritan ser sometidas a juicio de fiabilidad”. Esto no habría sucedido para cuando se solicitó la prisión preventiva.

6. Respecto al punto anterior, el Poder Judicial señala que la solicitud de prisión “fue prematura” porque el Ministerio Público no contaba “con suficientes elementos de convicción como para procurar se prive preventivamente de la libertad” a Félix Moreno.

7. Los procedimientos de Gil Shavit y el colaborador eficaz 03-2016 para acogerse a la colaboración eficaz aún no están concluidos.

8. Se señala que la Fiscalía no ha acreditado que las amenazas de muerte que habría recibido Gil Shavit hayan sido enviadas por Félix Moreno o su entorno. De esta manera, sustenta, no habría motivo para creer que se entorpece la prueba ni el proceso.


LEAVE A REPLY