Canapé, ese aperitivo de tamaño tan pequeño que puede ser comido de un bocado, es hoy día una especialidad tan habitual en el mundo del catering y de la hostelería en general, que parece mentira que también tuviera “su primer día”. ¿Sabes quién lo “inventó”?canape

Como en todo lo que se refiere a temas culinarios, siempre hay varias teorías sobre el origen del canapé, pero más o menos, todos los expertos le atribuyen su invención al Rey Alfonso X el Sabio, quien dispuso por ley que en todos los mesones no se sirviese el vino si no era con algo de comida. En aquella época los canapés o aperitivos (o tapas) consistían en una loncha de jamón, un pedazo de queso o una rodaja de chorizo. Así pues, los estudiosos coinciden al indicar que el origen del canapé es el mismo que el de la tapa.

Sin embargo, la diferencia llega cuando se le atribuye un vocablo galo para definir a esa tapa mini y exquisita. Así, la palabra canapé tiene su origen en una palabra francesa que significa algo parecido al de un sofá o una cama, por lo que se le denomina canapé a cualquier presentación mini que lleve una base (como la cama), lo más común es que esta base sea  de pan, pero también puede ser de hojaldre, masa quebrada, pasta filo, masa para tartaleta o pasta choux. Pero, como todo se sofistica, ¿por qué no presentar un canapé con tapas de macaron? Una base crujiente por fuera, delicada y esponjosa por dentro… Un canapé absolutamente delicioso.


LEAVE A REPLY