Un audio difundido ayer por el programa Cuarto Poder compromete al actual contralor Edgar Alarcón, quien, según quedó en evidencia, intentó bloquear una denuncia en su contra, que ya había sido tramitada en agosto del 2016 ante la presidenta del Congreso, Luz Salgado, y ante la comisión de Fiscalización.

La conversación fue grabada por Walter Grados Aliaga, un auditor de la Contraloría que, en el 2015, estuvo destacado a la comisión del Congreso que investigaba el tema de la “narcopolítica”.

Fue en este contexto que Grados accedió a información que le generó sospechas con respecto a Edgar Alarcón y, posteriormente, continuó con las indagaciones, al punto de que en agosto del 2016 lo denunció ante el Congreso.

Los casos

¿Qué hechos comprometen a Edgar Alarcón? Uno de los casos investigados por Grados tiene que ver con la presunta omisión de información en su declaración jurada anual que presenta, en su condición de alto funcionario del Estado.

El contralor Alarcón adquirió entre los años 2002 y 2015 más de 90 autos y camionetas de distintas marcas, para acciones de compraventa.

Lo sospechoso surge entre los años 2013 y 2015, cuando Alarcón ya era vicecontralor y adquirió nueve vehículos por un valor total de 182.550 dólares; sin embargo, nunca consignó la información en su declaración jurada anual.

Es más, Alarcón estaba impedido de hacer este tipo de operaciones comerciales, según la Ley Orgánica del Sistema Nacional de Control y de la Contraloría de la República.

Puntualmente, en el 2013, Alarcón adquirió cinco autos y en su declaración jurada registró bienes por S/ 932.100. Sin embargo, al año siguiente reportó lo mismo, sin dar cuenta de los otros vehículos o las ganancias de las ventas.

En su descargo ante Cuarto Poder, Alarcón sostiene que los ingresos por tales ventas eran de mil o dos mil dólares, montos que no representaban un incremento sustancial de su patrimonio, razón por la cual no fueron declarados.

Una segunda acusación tiene que ver con una ex trabajadora de la Contraloría: Marcela Emilia Mejía Franco. Esta servidora cesó en el 2010 y fue liquidada con 127 mil soles y 100 mil soles adicionales bajo el concepto de viáticos.

Esto se produjo cuando Alarcón hacía de gerente de finanzas de la Contraloría y luego, entre él y Mejía, surgió una relación sentimental.

Silencio congresal

La denuncia fue presentada ante el Congreso y pasó a la subcomisión de Acusaciones Constitucionales, que preside la fujimorista Karina Beteta. En este grupo, el caso fue archivado debido a criterios formales y sin entrar a las acusaciones de fondo.

Fue en este contexto que Alarcón había citado a su oficina al auditor Grados, en setiembre del 2016, para sugerirle el retiro de la denuncia.

“¿Qué pasaría si es que retiras la denuncia del Congreso? (…) Piénsalo, Walter, no quiero presionarte, no te estoy hostilizando, no te estoy chantajeando. Entonces, por la amistad que tenemos, te digo, piénsalo”, le dijo, según el audio de la conversación.

La presidenta del Congreso, Luz Salgado, salió ayer a Cuarto Poder a intentar justificar el archivamiento y dijo que los hechos podrían ser investigados por la fiscalía. Sin embargo, ante la insistencia de sus interlocutores, anunció que el tema “se tendrá que ver” en la comisión Permanente del Parlamento.

“Yo me estoy sometiendo ante ti por la amistad que te tengo”

En la conversación grabada también se escucha al contralor Alarcón expresar que estaba dispuesto a someterse ante el auditor Grados Aliaga.

“Si no te satisfacen mis descargos, porque yo me estoy sometiendo ante ti por la amistad que te tengo, es decir, ‘estos son mis descargos’; si no te satisface, tú eres un ciudadano libre y voy a respetar. Me denuncias”, se le escucha en el audio.

Ante Cuarto Poder, el contralor dijo que hizo este pedido para evitar distraerse de la reestructuración de la Contraloría que venía impulsando.

Posteriormente, en Panorama atribuyó la revelación de estos hechos al Ejecutivo, en represalia por el informe que se trajo abajo la adenda con Kuntur Wasi, para la construcción del aeropuerto internacional en Chinchero (Cusco).


LEAVE A REPLY