Las mujeres de América Latina y el Caribe han registrado un importante progreso al asumir cada vez más responsabilidades en la gestión empresarial fortaleciendo su contribución al crecimiento económico.
Sin embargo, aún hay camino por recorrer y es evidente la necesidad de aumentar su participación en la alta dirección, donde ocupan solo 4,2% de los puestos de directores ejecutivos (CEO), según el informe “La mujer en la gestión empresarial: Cobrando impulso en América Latina y el Caribe” de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
Por otra parte, más de la mitad de los directorios empresariales están formados solamente por hombres. Las mujeres ocupan sólo 8,5% de los puestos en estas juntas directivas, anotó la funcionaria de la OIT, Deborah France-Massin.
“Los argumentos a favor son más fuertes que nunca. La diversidad de género en todos los niveles de dirección y posiciones de liderazgo brinda una ventaja competitiva. Las empresas de América Latina y el Caribe han hecho progresos sustanciales, pero se requiere mayor atención en el nivel ejecutivo, donde sabemos que el progreso, hasta ahora, ha sido lento”, dijo.
El estudio precisa que en la región, la tasa de participación femenina en la fuerza de trabajo aumentó a 49,7%, en el 2016, desde 48,5%, registrado en el 2006, lo cual contrasta con la disminución de la tasa mundial durante el mismo período.
Añade que en diez países de América Latina las mujeres dedican semanalmente entre 1,7 a 3,5 veces más horas en la realización de trabajos no remunerados que los hombres, es decir, el doble o más del triple del tiempo que los hombres contribuyen a esa labor.

Brecha salarial

Además, persisten las brechas salariales de géneros en toda la región que se sitúan entre 0% y 45%. Según la multilateral, la ampliación de la brecha a nivel gerencial es motivo de gran preocupación.
Advirtió que los países con diferencias salariales pequeñas entre los empleados pueden tener desigualdades mucho mayores cuando se miden los niveles gerenciales. Esta es una barrera significativa que impide a las mujeres con talento esforzarse y prosperar en puestos de alta dirección.

Por la igualdad de género

El presidente de la Confiep, Roque Benavides, hizo un llamado para promover en las organizaciones y empresas la implementación de normas y políticas de igualdad de género.

“Contar con mujeres líderes, empoderadas, con capacidad de transformar organizaciones debería ser una de las políticas de nuestras organizaciones. El empoderamiento de la mujer no solo les compete a las organizaciones o entidades, debe comenzar en casa, donde radica la importancia de la familia, el núcleo de nuestra sociedad”, señaló.


LEAVE A REPLY