Una guerra entre Corea del Norte y Estados Unidos sería el mayor conflicto armado desde la Segunda Guerra Mundial. Para el experto en geopolítica de la revista The Atlantic, Steve Clemons, “si atacas a Norcorea, tienes que contar con el sacrificio de un cuarto de millón de vidas en Corea del Sur”.

El ataque a Siria fue un ‘bombardeo amable’. Sin embargo, eso no podría darse en Corea del Norte porque ese país cuenta con una tecnología mucho más desarrollada”, explica Clemons al diario El Mundo.

El objetivo de Kim Jong-un no sería ganar sino dañar a su enemigos al grado de que estos decidan que no vale la pena el conflicto. Viéndose en desventaja frente a EE.UU. y Corea del Sur, Pyongyang apostaría por sus bombas atómicas, sus armas químicas y biológicas, y un bombardeo masivo.

Corea del Norte tiene al menos de 10.000 cañones, la mitad de ellos están ubicados en la frontera, apuntando a Seúl, la capital surcoreana donde habitan 10 millones de personas. Trascendió que Pyongyang también tiene misiles de largo alcance con los que podría alcanzar Japón y Guam, una isla del archipiélago de las Marianas, que pertenece a Estados Unidos.

En el posible escenario de que Corea del Norte destruya parte del Sur y haya atacado Japón y Guam, y que China le recortara el apoyo. La contraofensiva comenzaría, con EEUU y Corea del Sur avanzando sobre territorio norcoreano con el apoyo logístico de Japón.

Esa etapa sería difícil pues Corea del Norte no es una llanura, como Iraq, sino una sucesión de montañas, explica un militar estadounidense.

Es casi imposible estimar el tiempo que tardarían las fuerzas estadounidenses y norcoreanas en tomas las dos áreas principales de defensa de Kim Jong-un: la central hidroeléctrica de Nampo, y la capital, Pyongyang.

Solo esa última tarea llevaría 46 días y requeriría 90.000 soldados estadounidenses, según la propia estimación del Pentágono.

Mientras tanto, al menos 200.000 militares norcoreanos estarían preparando una guerra de guerrillas, aunque lo más probable es que para entonces China intervenga bajo el pretexto de una operación humanitaria y cree una zona neutral para evitar que las tropas estadounidenses y surcoreanas se planten en su frontera. La guerra, así, habría terminado con otra tregua.

—Guerra afectaría a los usuarios de iPhone, Samsung y LG—

Si hay una guerra en Corea, las empresas surcoreanas Samsung, LG, Hyundai y Kia serían las primeras afectadas. iPhone también correría el mismo riesgo pues muchas piezas de estos celulares provienen de Corea del Sur. A ello se suma que varios de estos teléfonos inteligentes se ensamblan en China. Los artefactos fabricados en Japón también peligrarían, este país también sería atacado por Corea del Norte.

Fuente: Agencias


LEAVE A REPLY