Escribe: David Pereda

El proyecto de ley del congresista Roberto Vieira para liberar a Alberto Fujimori fricciona la mayoritaria bancada de Fuerza Popular. Aunque el vocero Luis Galarreta “pasa la pelota” al presidente Pedro Pablo Kuczynski al decir que “con una sola firma puede resolver” un indulto, resurge el dilema “naranja” sobre si conviene o no sacar a su líder histórico.

Este martes 9, Vieira sustentará su proyecto en la Comisión de Justicia. Si esta lo respalda, pasará al Pleno. Allí, con votos de la mayoría de presentes, se aprobaría. Kuczynski promulgaría la ley con su firma.

“Hablé con un colega de Fuerza Popular y me ha asegurado que al menos hay 30 votos (de esta bancada) a favor”, dijo Vieira en RPP.

Galarreta refleja la tendencia mayoritaria de la bancada, alineada con Keiko Fujimori, de no liberar al ex dictador aprobando una ley porque anularía su posibilidad electoral del 2021. Por eso, pasa la papa caliente al Ejecutivo.

En tanto, Kenji Fujimori, que ha tenido acercamientos con el Gobierno, ratifica su afán por liberarlo sin revelar cómo. “Eso no lo voy a decir”, dijo en de América TV hace semanas, con peculiar sonrisa. Antes corrigió: “No he dicho que vamos a presentar el indulto”. Y remató: “No nos hemos quedado de brazos cruzados”.

Poco después, Kuczynski habló de “voltear la página”, dijo que estudia el caso de una eventual liberación al reo, y Vieira presenta su proyecto, incluyendo firmas de dos oficialistas, uno de ellos es Salvador Heresi, secretario general de Peruanos por el Kambio (PPK), y presidente de Justicia en el Congreso.

Aunque la mayoría de los “naranjas” no apoyaría el proyecto, Kenji apuntaría a sumar votos de su bancada y otras.

Afines al benjamín de los Fujimori son Marco Miyashiro, que firmó el proyecto de Vieira, y Francesco Petrozzi, amigo de Víctor Aritomi, aunque se expresó a favor del indulto como Galarreta. Otros cercanos a Kenji son Leyla Chihuán, Rolando Reátegui, Federico Pariona y Guillermo Bocángel. Lo defienden en diversas controversias. Reátegui respaldó su crítica al proyecto “naranja” sobre la prensa y Pariona lo hizo en el episodio del Sodalicio.

Chihuán y Bocángel, en distintos momentos, anunciaron sendos proyectos para que Fujimori pase a arresto domiciliario. No lo hicieron por freno de la jerarquía “naranja”.

Albertistas como Israel Lazo, que hacía campaña con foto del ex dictador, o Bienvenido Ramírez, que lo excusaba diciendo “¿qué presidente no ha robado?“, pueden sumarse.

Para el politólogo Fernando Tuesta, de la Universidad Católica (PUCP), los fujimoristas podrían apoyar el proyecto y superar el riesgo electoral. “El fujimorismo podría llegar a acuerdos cediendo en ciertos aspectos. No veo a Keiko y Alberto-Kenji con diferencias tan pronunciadas. Sería posible pero no fácil”, dice.

El historiador Joseph Dages, de la Universidad Ruiz de Montoya, anota que “con Fujimori fuera, el liderazgo de Keiko dentro del movimiento se debilitaría”. “Pero hoy Kenji podría jugar una carta distinta. El padre en casa podría finalmente favorecer al que fue el engreído”, sostiene.


LEAVE A REPLY