Los estudiantes se reunían. De pronto, uno de los asistentes a la asamblea, que se efectuaba en el interior de la Universidad José Antonio Anzoátegui, se acercó a Juan Bautista López Manjares e hizo varios disparos. El atacante huyó en una moto con rumbo a la carretera nacional en El Tigre, al sureste de Caracas.

Bautista López, de 33 años, presidente de la Federación de Centros de Estudiantes es la más reciente víctima de la escalada de violencia, el fallecido número 35, según indicó la Fiscalía General.

Sin embargo, el caído no era un opositor al régimen. Se trataba de un dirigente estudiantil chavista. También el diputado opositor José Brito señaló que el joven era afecto al oficialismo. Refirió que la víctima realizaba una asamblea “para tratar el tema de los intensivos (cursos de verano)”.

El parlamentario lamentó la muerte del estudiante quien, según dijo, ayer se reincorporaba a sus actividades luego de que hace nueve meses resultara herido por “seis impactos de bala que recibió”.
Estudiantes indignados

Esta vez fueron los estudiantes los más decididos protagonistas de las protestas contra la iniciativa de Maduro de redactar una nueva Constitución que sustituirá a la de 1999 que impulsó Hugo Chávez.

En los alrededores de la Universidad Central de Venezuela (UCV) se trabaron fuertes grescas. Los agentes con equipos antimotines y apoyados por camiones blindados bloquearon todos los accesos para impedir la salida de universitarios que aspiraban marchar hacia el Ministerio de Relaciones Interiores, en el centro de la capital.

14 heridos fueron atendidos por los bomberos de la Universidad Central de Venezuela (UCV) luego de que la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) reprimiera la marcha.

También reprimieron a los estudiantes de la Universidad Católica Santa Rosa (Ucsar).

“Estamos aquí luchando por el derecho de las nuevas generaciones de vivir en democracia”, dijo Rafaela Requesens, presidenta de la Federación de Centros Universitarios de la UCV.
La constituyente

Maduro culpa a la oposición de intentar un golpe y acusa a líderes opositores de contratar a bandas para generar violencia. Anunció la captura de cuatro supuestos cabecillas de grupos violentos.

En tanto, el rector del Consejo Nacional Electoral (CNE) Luis Emilio Rondón, el único de los cinco rectores con postura crítica al chavismo, exigió al directorio del ente devolver a Maduro su convocatoria para una Constituyente, lo que le fue negado. Con ello, el decreto fue remitido a la Junta Nacional Electoral.

A su vez, los diputados opositores Juan Matheus y Marco Bozo denunciaron que el estado Carabobo es escenario de saqueos y represión. “No hay información de muertos o saqueos, no hay control de la situación, pedimos que se actúe para detener el caos”.
Vargas Llosa: El final de Maduro está cerca

El premio nobel Mario Vargas Llosa opinó en Argentina que “está cerca” el “final” de Maduro como presidente y afirmó que “la única explicación” de su continuidad es que “hay un ejército comprado” al que le han dado “el control del narcotráfico”. A juicio del autor, los países de América Latina reaccionaron “muy tarde” en condenar la situación del país caribeño y no todos “con la claridad” de los gobiernos de Argentina o Perú.

Remarcó que “nadie puede ver” en Venezuela la representación ideal de la izquierda de hoy. “Es absolutamente imposible. Es un país que lo ha llevado a la ruina y violencia más completa, en base a demagogia e irresponsabilidad en el manejo de la economía. Hay una izquierda más culta e inteligente que ha tomado distancia y critica muchísimo a Maduro”.


LEAVE A REPLY