La cazuela de cordero es una de las preparaciones más comunes de la comida peruana y, como tal, se ha ido expandiendo a distintas partes del territorio americano en los últimos años, aunque sigue man­teniendo su esencia original.

Una de las grandes ventajas de la ca­zuela de cordero tiene que ver directa­mente con que presenta un sabor mucho más definido que muchas de las otras sopas que podemos encontrar en distintas regiones del país. Así las cosas, ninguna persona que nos caiga de sorpresa al mediodía o a la hora de la cena se per­derá la posibilidad de degustar esta delicia gastronómi­ca de nuestro país. Y, como todos sabemos, se prepara con trozos de carne de cordero, cocidos lentamente en agua, con arroz, papas, choclo, zapallo, cebolla, tomates, y aderezada con sal, pimienta, orégano.

La cazuela es un plato típico de España, Portugal, Francia e Italia, y es elaborada de manera similar en la mayoría de los países iberoamericanos, recibiendo su nombre por el tipo de recipiente en el que se cocina: una vasija de la familia de las ollas, de cuerpo bajo y vidriado en su interior. Según los estudiosos, la cazuela fue introducida en las Américas por los conquistadores españoles alrededor del siglo XVIII.

Es posible que la cazuela americana tenga un origen más antiguo, ya que los mapuches preparaban el “corri achawal”, una suerte de caldo de pavo que lleva pa­pas, zapallo, choclo o chuchoca, frijoles ver­des, pimentones, quinua, ají y hierbas silvestres. Si se preparaba con carne de guanaco, pudú o hue­mul se denominaba “corri ilo”. Por referencia al recipien­te, los españoles denominaron cazuela a la preparación, mientras los mapuches se referían al contenido.

Otras cazuelas tradicionales americanas contienen in­gredientes de origen autóctono. En Ecuador se prepara con mariscos y en el horno; en Chile se elabora con tro­zos de carne de vacuno o presas de pollo, de pavo, de ganso o de gallina de campo, más verduras variadas; y en el Perú puede ser hecha con carne de ave, de pescado o de vacuno. Ideal para los días de invierno o para aque­llas personas mayores que gustan de los caldos.

CONSEJOS. Se puede incluir salsa de tomate y pimentón, adquiriendo un sabor muy particular.

INGREDIENTES

1 kilo de carne de cordero
8 tazas de agua
1 taza de vainitas picadas
6 rebanadas de choclo
1/2 taza de zanahorias picadas
1/2 apio picado
1 taza de arvejas
1 taza de col picada
1 ají verde tostado
6 papas peladas
1/4 de taza de aceite
2 cucharadas de cebolla picada
1/2 cucharada de ajo picado
Sal, pimienta, culantro y orégano a gusto

cazuela de cordero 1

PREPARACIÓN

Para obtener una exquisita cazuela de cordero, lo primero que te­nemos que hacer es hervir en una olla grande el cordero, cortado previamente en trozos, con abundante agua, y cuando notemos que está ligeramente cocido agregamos a la olla todas las demás verduras junto con el arroz.

Es importante que el cordero apenas esté cocido, porque aún le restarán varios minutos en la olla, y de lo contrario podría pasarse y quedar demasiado blando. Por otro lado, calentamos el aceite en una sartén y luego agregamos los ajos, las cebollas, el oréga­no y el culantro, sin dejar de lado la posibilidad de agregarle sal y pimienta según lo creamos conveniente. Se formará un aderezo que luego lo agregaremos a la olla donde están la carne y las verduras cocidas.

Una vez que el cordero esté completamente cocido comenza­mos a sazonarlo con la salsa producida en el paso anterior, incor­porándolo a la cazuela. Luego, probamos de cuando en cuando la sazón hasta que esté como debería quedar, luego dejamos hervir por algunos minutos más antes de servir la cocción bien calentita, si lo deseamos, agregamos queso rallado encima al momento de servir.


LEAVE A REPLY