Escribe: David Pereda

El alcalde de Lima, Luis Castañeda, sigue perdiendo respaldo, que ahora registra 31% en la encuesta de GfK, tres puntos porcentuales menos que hace un mes. Su caída es continua desde octubre pasado, cuando cumplió dos años de su última elección en las urnas. Desde entonces, Castañeda ha perdido más de la mitad del respaldo que tenía (36 puntos).

Su desaprobación pasa de 62 a 65% de marzo a abril. En tanto, desde octubre, el rechazo ha crecido de 28 a 65%.

La caída reciente es mayor entre los más pobres y medianos: en los niveles D y E pierde cinco puntos y en el sector C baja cuatro puntos. Entre los más pudientes, los grupos A y B, llega a subir tres puntos.

Asimismo, se incrementa el descontento con Castañeda por su gestión del transporte público: 51% dice que aborda el problema mal o muy mal, 41% que lo hace regular y solo 8% cree que trabaja bien o muy bien este tema.

En agosto, la mayoría estimaba que lo hacía regular (52%), sobre quienes decían que gestionaba mal o muy mal (28%), y muy bien o bien (16%).

En el último mes, Castañeda ha sido cuestionado por la caída de un puente, su respaldo a un funcionario que alegó que solo “se desplomó” y por un entredicho con el presidente Pedro Pablo Kuczynski.

Desde octubre, se acumularon varias controversias. Sobre todo, recibió mayor atención la campaña Habla Castañeda, que recoge firmas desde agosto para interpelarlo, y se revelaron chats de su ex gerenta con indebidas indicaciones de un tal Lucho a un directivo de OAS, hoy preso.

Para Carlos Fernández Fontenoy, profesor de Ciencia Política de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, no seguir la reforma del transporte le pasa la factura al alcalde.

“Al no tener Plan Integral de Transporte, como se vio en la campaña, lo conveniente habría sido continuar el plan de Villarán, haciendo correcciones necesarias. Como político tradicional, no lo hizo: ha destruido gran parte de los avances logrados en el ordenamiento del transporte, ahondando la sensación de colapso del transporte”, dice.

El regidor opositor Hernán Núñez anuncia que este mes presentan las firmas de Habla Castañeda al Jurado Nacional de Elecciones, para que las verifique. Sobre la caída del alcalde, dice que “posiblemente algo hemos contribuido” y que “el desastre evidenció una gestión que era pura publicidad”.

Clave

Más descontento. En dos años, quienes creen que Castañeda aborda mal o muy mal el problema del transporte pasaron de 32 a 51%. Quienes dicen que lo hace bien o muy bien bajaron de 19 a 8%. Quienes lo ven regular lo hicieron de 47 a 41%,


LEAVE A REPLY