Los amantes de la gastronomía italiana seguro que conocen un producto tan típico como el prosciutto. Pero para los que no lo conocen o solo han escuchado hablar de esta delicia es hora de saber más sobre este tradicional embutido, y como no, ¡probarlo!

El prosciutto o jamón crudo italiano es una de las especialidades de la gastronomía del país y un producto muy valorado mundialmente. Ya sea solo o acompañando a pizzas o a otras muchas recetas, su sabor es un placer para los sentidos.

En Italia los dos prosciuttos de más calidad son elaborados en las regiones del norte y cuentan con denominación de origen. Elegir uno u otro es cuestión de gustos aunque te contamos sus características principales para que seas un completo gourmet del prosciutto italiano.

El jamón de Parma es originario de esa región italiana y para su elaboración se utilizan cerdos blancos sin pezuña y sin hueso, cuya carne se somete a un proceso de curación de entre 14 y 16 meses obteniendo un prosciutto de color claro, sabor dulzón pero intenso y no muy salado.

El jamón San Daniele, del que puedes disfrutar en cualquiera de los restaurantes de grupo Da Bruno, también cuenta con Denominación de Origen Protegida y se elabora en este municipio de la provincia de Udine, con cerdos exclusivamente criados en las regiones del norte y centro de Italia. El periodo de curación varía según el peso de la pieza pero normalmente abarca entre 15 y 18 meses. Tras este tiempo el resultado es un delicioso embutido con un color rosado intenso, estrías de grasa blanca, un aroma penetrante y un sabor delicado.

Una completa delicia para el paladar que podrás degustar en los restaurantes Da Bruno. ¡Arriba el sabor!


LEAVE A REPLY