Seguro que no es la primera vez que te surgen dudas sobre cuánto duran determinados alimentos en la nevera o en el congelador o que ya has discutido anteriomente sobre este tema.

Hay quien defiende los pros y hay quien se aferra a los contras de la conservación de alimentos…Por eso, en el post de hoy queremos profundizar un poco en el tema para poder esclarecer algo de luz.

Hay muchos alimentos que compramos día a día que vienen con fecha de caducidad y con instrucciones de conservación, pero…¿Qué ocurre con los productos frescos que no tienen indicaciones al respecto?

Nos referimos a las carnes, pescados, productos del mar, embutidos, frutas, verduras, hortalizas, a todo aquello que compramos a granel, a algunos platos preparados y a alimentos que parece que no está del todo claro el lugar en el que se conservan mejor, como es el caso de los ajos, patatas o cebollas.

Además, es cierto que las neveras y electrodomésticos de hoy día proporcionan bastante seguridad y ayudan con sus sistemas a alargar la vida de los alimentos, pero, igualmente, debemos tener cuidado con ello.

Lo primero que os recomendamos es que tengáis bien claro en qué lugar colocar cada alimento puesto que, de no hacerlo correctamente, los alimentos pueden humedecerse, enmohecerse, quemarse por el hielo, perder su sabor o resultar poco seguros para su ingesta.

En segundo lugar, os recomendamos que apostéis siempre por productos frescos y que optéis por organizar las comidas para no dañar el bolsillo ni tener que tirar alimentos.

Como último consejo: ante la duda, descarta la opción de comerlo, sobretodo si hay signos evidentes de que el alimento no está en plenas condiciones.

En Da Bruno Restaurantes cuidamos mucho la salud de los alimentos que recibimos día a día en nuestras cocinas y elaboramos nuestros platos a diario con productos frescos.

Pero, cuando estamos en casa, las reglas cambian…

Por eso, os recomendamos la información que han brindado organizaciones de solvencia como FoodSafety, Consumer y el European Food Information Council, sobre  la vida de determinados alimentos en el frigorífico o en el congelador y que os dejamos más abajo.

Dichas organizaciones sugieren un poco de esmero con esto del almacenaje para que nada se estropee indebidamente o para que nadie se lleve un disgusto tras comerlo. También afirma que la vida de los alimentos en el congelador es indefinida pero sugiere unos límites atendiendo a cuestiones de calidad.

Seguro que te sorprende algún dato sobre lo que aguantan algunas comidas en la nevera, pero nunca está de más profundizar un poco en esto de la seguridad alimentaria, más aun ahora que el calor aprieta y que es totalmente necesario cuidar la conservación de alimentos para evitar problemas mayores.

Os dejamos con la tabla de tiempos recomendados para el almacenamiento seguro de algunos alimentos:

  • Embutido sin empaquetado sellado (en lonchas): de 3 a 5 días. El más delicado es el jamón york (2-3 días máximo). El jamón serrano y la cecina, por ejemplo, aguantan bastante bien aunque puede que se queden algo secos y que acumulen sal en su superficie.
  • Bacon y panceta: 7 días, sobre todo si son curados, ahumados o adobados.
  • Salchichas frescas: de 1 a 2 días.
  • Carne picada o hamburguesas preparadas: de 1 a 2 días.
  • Pollo o pavo crudos: si se compra entero y limpio, puede durar entre 1 y 2 días en perfectas condiciones, igual que su carne troceada.
  • Carne cruda (vacuna, ovina o porcina): de 3 a 5 días. Los cortes grandes aguantan mejor que los pequeños o finos, que pierden sangre más rápidamente y pueden adquirir un color grisáceo.
  • Pescado crudo: nuestra máxima recomendación es mejor comerlo el mismo día de su compra o, como máximo, al día siguiente. Recuerda que muchos pescados como la merluza o la pescadilla tienen mucho más riesgo de tener anisakis. Realiza un examen visual exhaustivo a la zona de las tripas para descubrir si tiene gusanos o no.
  • Sopas, guisos y cocidos: de 3 a 4 días, pero recomendamos consumirlos cuanto antes si llevan carne o pescado.
  • Huevos caseros sin fecha: unas 3 o 4 semanas.
  • Yemas o claras que hayan sobrado de una receta: si se conservan herméticamente aguantan de 3 a 4 días.
  • Huevos cocidos: una semana como máximo si se conservan correctamente.
  • Platos que lleven huevos en su composición (mayonesa, ensaladas): 3 días (En verano se recomienda consumir antes).
  • Tartas y pasteles caseros: de 3 a 4 días.
  • Leche abierta: aunque no se haya pasado su fecha de caducidad, la leche UHT que compramos en los supermercados, una vez abierta, sólo dura unos 5 días en la nevera. Ten un cuidado especial con la fresca o pasteurizada, calculando máximo 3 días desde que la abres.
  • Mantequilla: hasta un mes, pero no la pongas en la puerta de la nevera, porque allí está expuesta a mayores cambios de temperatura.
  • Salsas caseras y caldos: hasta 4 días.
  • Frutas: depende de su variedad y método de conservación. Como regla general, guárdalas en la nevera bien limpias y secas. Las fresas duran sólo 2 días mientras que las manzanas pueden aguantar hasta 3 semanas. Eso si, insistimos de nuevo: siempre mejor en el caso de las frutas y verduras comprar las raciones necesarias y comerlas cuanto antes.
  • Verduras cocidas: hasta 3 o 4 días, pero ten en cuenta que algunas pueden adquirir  una textura  desgradable, como es el caso de las patatas.
  • Conservas abiertas: de 4 a 5 días. Si vienen en lata y sólo consumes una parte, pásalas a un recipiente de cristal o hermético.
  • Sobras cocinadas: la carne (tanto roja como blanca) se conserva entre 3 y 4 días en la nevera después de cocinada. El pescado no lo reserves más de 1 día. Lo más importante es el tiempo que pasan las sobras fuera de la nevera antes de almacenarlas, porque las bacterias aprovechan para reproducirse a temperatura ambiente. Así que en cuanto hayan perdido calor hay que guardarlas en recipientes y en raciones lo más pequeñas posible, para que se enfríen rápidamente.

Esperamos que este post haya sido útil.

Una vez más, insistimos en que la mejor opción es comprar usando la cabeza y consumir los alimentos lo más frescos que podamos, tal y como hacemos en nuestros restaurantes.


1 COMMENT

LEAVE A REPLY