Apenas nueve meses después de llegar al cargo, Theresa May ha convocado elecciones generales anticipadas para el 8 de junio, tal y como le pedían distintas voces de su partido. La primera ministra pretende reforzar su frágil mayoría parlamentaria y aprovechar el momento de debilidad de su principal partido opositor, el laborista.

La posibilidad de obtener un resultado electoral mejor que el de las últimas elecciones de 2015, en las que el candidato conservador era el ex primer ministro David Cameron, otorgaría una legitimidad democrática a Theresa May de la que carece en la actualidad.

¿Cuál es la actual composición del Parlamento?

El partido conservador cuenta con una mayoría de 17 diputados en la Cámara de los Comunes, de 650 escaños. Frente a los 330 parlamentarios de May, el partido laborista suma 230 de sus miembros en los bancos de Westminster. La tercera fuerza política es el partido nacionalista escocés (SNP) que ganó 56 de los 59 escaños que otorgaba Escocia. El partido Liberal Demócrata fue el gran damnificado en la última cita electoral, al lograr solo ocho diputados — actualmente nueve—, frente a los 57 obtenidos en 2010.

¿Quién tiene la competencia de convocar elecciones?

La legislación británica no permite que la primera ministra pueda convocar elecciones directa y unilateralmente. Sin embargo, tiene la potestad de presentar una moción en el Parlamento, que requeriría el voto a favor de dos tercios de los diputados. May ha anunciado que presentará dicha proposición este mismo miércoles.

¿Cómo es el sistema electoral británico?

En las elecciones generales británicas solo gana un diputado en cada una de las 650 circunscripciones electorales en las que se divide el país. Los diputados no solo representan a su partido, sino también a su circunscripción. Los candidatos tienden a excluir de sus mítines las referencias a los líderes e, incluso, a los propios partidos. Las redes sociales también permiten a los candidatos comunicarse directamente con sus votantes y crear su propia marca. Este reparto de escaños posibilitó que el eurófobo UKIP solo obtuviera un escaño— el de Clacton-On-Sea— a pesar de ser la tercera fuerza más votada a nivel nacional, con un 13% de los sufragios.

¿Qué predicen las encuestas?

Un sondeo de YouGov publicado este fin de semana otorga un 44% a los tories (conservadores); 23% a los laboristas; 12% a los liberal demócratas, y 10% al UKIP. A la pregunta de quién sería el mejor primer ministro, el 50% responde que Theresa May. Solo el 14% elige a Jeremy Corbyn.

¿Cómo ha respondido la oposición?

El líder del partido laborista, Jeremy Corbyn, ya ha dicho que apoyará el adelanto de la cita electoral.  “Doy la bienvenida a la decisión de la primera ministra de dar a los británicos la oportunidad de votar por un gobierno que ponga los intereses de la mayoría por delante”, ha señalado el laborista en un breve comunicado difundido en las redes sociales. Sin embargo, muchos miembros de su partido han pedido a Corbyn que reconsidere su postura, que algunos han definido como “irresponsable”.

El líder del partido Liberal Demócrata, Tim Farron, ha considerado que el adelanto electoral “supone una oportunidad fantástica para que los británicos puedan cambiar la dirección de nuestro país” que según él, no votó por un Brexit duro en el referéndum de junio de 2016.

En Escocia, la ministra principal, Nicola Sturgeon, acusó a May de querer imponer un Brexit  y pidió a los escoceses que “defiendan” su región. Con estos comicios, los conservadores “ven una oportunidad de impulsar al Reino Unido a la derecha, forzar un Brexit duro e imponer recortes más profundos”, agregó Sturgeon.

Los líderes de los principales partidos norirlandeses también han saludado la convocotaria adelantada. El líder del Sinn Fein—el que fuera brazo político del grupo armado IRA—, Gerry Adams, ha asegurado en un tuit que se abre una oportunidad para “volver a votar contra el Brexit”. Por su parte, la actual primera ministra de Irlanda del Norte, Arlene Foster, ha afirmado que es una oportunidad para reforzar los lazos con Londres.

¿Qué opina Bruselas?

La UE ha subrayado que las elecciones no modifican el calendario de salida de Reino Unido de las instituciones comunitarias. El acuerdo de divorcio tiene que estar listo en otoño de 2018. “Las elecciones reforzarán el liderazgo en Londres para negociar con un apoyo fuerte del electorado”, indicaron fuentes europeas.

Bruselas interpreta la convocatoria anticipada como un golpe de mano interno de Theresa May.

¿Cómo han reaccionado los mercados?

Según Laith Khalaf, de la firma británica de gestión de fondos Hargreaves Lansdown, “la libra ha sido la gran ganadora” a raíz del anuncio de la jefa del Ejecutivo, que semanas atrás había asegurado que en ningún caso convocaría elecciones anticipadas.

“Los mercados de divisas apuestan por que el actual Gobierno obtenga una mayoría aún mayor que la que tiene ahora”, lo que en teoría le permitiría eludir la presión del sector más derechista y pro-Brexit de los conservadores, indicó.


LEAVE A REPLY