El alto funcionario de Corea del Norte, Kim Chang-min, aseguró que la situación en la región es “extremadamente peligrosa” y que “en cualquier momento puede desatarse una guerra” con Estados Unidos.
Foto: Medios

Este lunes, el director general de Organizaciones Internacionales de Corea del Norte, Kim Chang-min, aseguró que la situación en la región es “extremadamente peligrosa” y que en cualquier momento puede desatarse una guerra.

Durante la entrevista con la agencia española de noticias EFE, Chang-min señaló que “hoy en la península de Corea se ha creado una situación extremadamente peligrosa en la que nadie puede prever cuándo se va a quedar fuera de control y a derivar en una guerra total”.

Asimismo, el alto funcionario del Ministerio Exteriores de Pyongyang señaló que las actuales tensiones de Estados Unidos son las culpables y aseguró que Estados Unidos solo busca “un ataque preventivo para derrocar al régimen” y no defender a sus aliados de China, como dijo el vicepresidente estadounidense, Mike Pence.

Pence amenazó a Corea del Norte con hacer uso de la “determinación” exhibida por el Gobierno de Donald Trump y reafirmó que la Casa Blanca no tolerará más pruebas de misiles.

Tras esto, Kim aseguró que “sería un error esperar que Corea del Norte responda como Siria”, cuando fue atacada por Estados Unidos.

“Washington dice que están todos las opciones sobre la mesa. No solo ellos, nosotros también tenemos nuestras propias opciones”, declaró el alto funcionario norcoreano.

También, se pronunció respecto a las pruebas de armas de su país y calificó de ilegales las sanciones económicas de la ONU por estar apoyadas por Rusia y China.

“La estrategia de la República Popular Democrática de Corea (RPDC) es llevar a cabo la construcción de armas y el desarrollo económico de manera simultánea. Esos lanzamientos y pruebas nucleares son el proceso normal para hacer frente a estos dos objetivos al mismo tiempo”, señaló.


LEAVE A REPLY