SAO PAULO (AP y EFE).— Marcelo Odebrecht, ex director general del gigante brasileño de la construcción Odebrecht, aseguró que la compañía ayudó a financiar la campaña del ex presidente peruano Ollanta Humala.

En testimonio realizado esta semana a los fiscales, señaló que la compañía aportó tres millones de dólares a la campaña de Humala, elegido presidente de Perú en 2011.

La constructora se encuentra en medio de la mayor investigación de corrupción en la historia de Brasil.

La pesquisa, conocida como “Operación Lavacoches”, ha revelado de antemano el pago de miles de millones de dólares en sobornos a políticos de parte de compañías brasileñas.

Un ex ejecutivo de Odebrecht testificó esta semana que la compañía donó 1.5 millones de dólares a la campaña de Mauricio Funes, que posteriormente fue presidente de El Salvador de 2009 a 2014.

También esta semana, otro ex directivo dijo a los fiscales que la compañía pagó 3.4 millones de dólares en sobornos entre 2006 y 2014.

En una declaración revelada ayer, Marcelo Odebrecht también dijo que 75 % de las campañas electorales en Brasil se financiaron irregularmente por medio de pagos no declarados.

“Ese era un problema que teníamos en todo Brasil, se creaba un círculo vicioso. Estimo que tres cuartas partes de las campañas (electorales) en todo Brasil eran de caja ‘B’”, afirmó en el marco de un acuerdo de colaboración con la Justicia.

Los testimonios de los 77 ex directivos de Odebrecht han dejado conmocionado a todo un país que asiste cada día a la revelación de nuevos escándalos de corrupción relacionados con el caso Petrobras que afectan directamente a políticos de renombre.

Marcelo, preso desde 2015 y condenado a 19 años y 4 meses de cárcel por los millonarios desvíos destapados en la petrolera estatal, dijo que los pagos por “caja B” se hacían también para evitar que otros candidatos pidiesen más dinero.

El empresario puso como ejemplo la donación de dos millones de reales (unos 630,000 dólares) al entonces candidato a gobernador del estado de Acre Tiao Viana, del Partido de los Trabajadores (PT), de los cuales sólo 500,000 reales (unos 160,000 dólares) fueron declarados a la Justicia.

“A veces nos hubiera gustado donar más oficial, daría menos problemas pero, ¿y la referencia que creas? imagina si donamos dos millones de reales para una candidatura a gobernador de Acre, imagina la expectativa que se crearía para el (candidato a) gobernador de Sao Paulo”.

La divulgación de los testimonios, que estaban bajo secreto de sumario, se produjo un día después de que la Corte Suprema anunciara que autorizara el martes la apertura de 76 investigaciones contra casi cien políticos con fuero privilegiado citados en las delaciones de ejecutivos de Odebrecht.

Entre los investigados, ocho ministros del Ejecutivo del presidente Michel Temer y casi un centenar de parlamentarios de más de diez partidos políticos.

En la lista de sospechosos están 12 de los 27 gobernadores del país, entre los cuales está Tiao Viana, y los cinco expresidentes brasileños vivos: José Sarney (1985-1990), Fernando Collor de Mello (1990-1992), Fernando Henrique Cardoso (1995-2002), Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) y Dilma Rousseff (2011-2016).

Según cálculos del propio Tribunal Supremo a partir de lo narrado por los exdirectivos de la constructora y Emilio Odebrecht, patriarca de la familia, solo esa compañía distribuyó sobornos por un valor cercano a 450 millones de reales (unos 140 millones de dólares).

Los relatos muestran, además de la financiación ilegal de campañas, “favores” en dinero para “retribuir” la obtención de obras públicas o la aprobación de leyes que favorecían los negocios de la empresa.


LEAVE A REPLY