Javier Contreras

El 14 de abril del 2016, el Congreso de la República aprobó la primera reforma a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

Dicha ley determinó que los afiliados, al cumplir la edad de jubilación (65 años), puedan disponer del 95,5% de su Cuenta Individual de Capitalización (CIC) y, además, con el fin de que más peruanos cumplan el sueño de la casa propia, se permitió que los afiliados puedan retirar el 25% de su fondo para pagar la cuota inicial de un crédito hipotecario o para amortizar el pago de cuotas de su vivienda.

Un año después de que se hiciera ley esta importante reforma, los resultados son contundentes: 70.700 jubilados retiraron el 95,5% de su CIC, lo que en cifras significó S/ 4.751 millones, según la Asociación de AFP.

El gremio de las administradoras de pensiones señaló que 2.327 afiliados retiraron el 25% de su fondo (S/ 67 millones) para pagar la cuota inicial de un departamento y 33.845 solicitaron la cuarta parte de sus fondos (S/ 1.272 millones) para amortizar un crédito hipotecario vigente.

Dichas cifras, en opinión del congresista Yonhy Lescano, uno de los impulsores de la norma, demuestran que la ‘hecatombe del sistema’ que advirtieron los que se opusieron a la ley no se ha dado.

“Hay mucha gente que me para en la calle y nos agradece, dicen que les ha resuelto la vida, ha sido algo positivo, sobre todo en la lógica de que es dinero de la gente que estaba secuestrado por empresas privadas”, declaró.

No obstante, para el parlamentario de Acción Popular aún hay varias reformas pendientes que el Legislativo debe atender en este periodo.

Precisó que se deben disminuir las comisiones que se cobran a los afiliados, reformularse la tabla de mortalidad y bajarla a los 85 años para, de ese modo, incrementar la pensión.

Por otro lado, consideró que las pérdidas que se producen en las empresas en las que se invierten los fondos no deben ser asumidas solo por los afiliados, sino también por las administradoras.

Según Lescano, otra reforma pendiente es el fomento de mayor competencia, de modo que los afiliados no solo tengan cuatro opciones para depositar sus aportes, de este modo –estimó– se incrementaría la rentabilidad.

Como se recuerda, en la década del 90 una de las políticas emprendidas por el gobierno dictatorial de Alberto Fujimori fue la creación del Sistema Privado de Pensiones (SPP), por el cual los trabajadores fueron obligados a cotizar en una Administradora de Fondo de Pensiones (AFP) con el fin de tener una pensión al momento de la jubilación.

Chile también busca reforma

Michelle Bachelet, presidenta de Chile, cuna del Sistema Privado de Pensiones (SPP), indicó que se presentará un proyecto de ley para conseguir un 5% más de cotización a cargo del empleador para incrementar progresivamente las pensiones que pagan las AFP. Los recursos “serán administrados con un fuerte carácter redistributivo”, precisó.

Indicó que esto permitirá un incremento del 20% de las pensiones de vejez que pagan mensualmente las administradoras en el corto plazo, para alcanzar un 50% cuando la actual masa laboral llegue a la edad de jubilación.


LEAVE A REPLY