La semana Santa Huaracina, es una festividad religiosa muy tradicional en la capital Ancashina, que ofrece en sus diversas manifestaciones, espacios de recogimiento y reflexión, para quienes tengan la oportunidad de participar en las diversas celebraciones religiosas. Es una semana, caracterizada por las diversas procesiones que rememoran la pasión, muerte y resurrección, de Jesucristo, sin dejar de lado aspectos ancestrales como el la procesión del Huaraqui; “amanecerse” o ”amanecida”; una procesión que se inicia a las 2 de la madrugada, y que avanza entre cánticos melancólicos, entonados por campesinos de diversas comunidades, quienes llegan a la ciudad de Huaraz, para acompañar el recorrido de la tradicional imagen de Jesús Nazareno del barrio de la Soledad, y que recuerda la agonía del Señor Jesús en aquel amanecer del viernes Santo.

Una devoción muy singular, que le rinden los critainos y gente de las comunidades campesinas, es la devoción a los romanos, o “Chunchus”, quienes representan a los aprehensores de Jesús y aquellos que le dieron muerte. Estos “Chunchus” venerados como santos, tienen su mérito según los devotos, en haber sido perdonados por el mismo Cristo desde la Cruz. Y es así que la devoción popular le otorga milagros, y los consideran como protectores de su comunidad y le piden favores, para las buenas cosechas, ingresos en la universidad, y fertilidad en las mujeres. Son elegantemente vestidos con hermosas corazas diseñadas por los encargados, quienes expresan en su arte, la fe y el talento concedido por Dios.

Las procesiones se suceden día tras días, en diversos barrios de la ciudad de Huaraz, en Huarupampa, “el Señor del Huerto”, “el Señor del Prendimiento”, “El Señor de la Columna”, en Belén, “Cristo Pobre” y “María dolorosa”, de la Soledad “Jesús Nazareno” y el “Señor de la Resurrección” acompañado por otras imágenes como la de María Magdalena, San Juan Evangelista y a Virgen Dolorosa.

Se vive un misticismo religioso, el cual goza de gran popularidad a nivel Nacional. Otra de las características de esta celebración, es la imagen movible y articulada de Jesús nazareno, que a través de un sistema interno, realiza las tres caídas, otorgando mayor realismo a la escena, las mismas que se realizan, en la plaza de armas, en el parque FAP y en la plazuela del barrio de la Soledad. Dicho montaje escénico, arranca del público sensaciones que hacen meditar al espíritu y en algunos casos, llegan hasta las lágrimas. Esas imágenes nos hablan de realidades mas profundas y nos adentra en un clima de meditación espiritual.

La Semana Santa, es definitivamente una de las festividades tradicionales más hermosas de Huaraz, y que constituyen parte de la identidad de esta tierra Ancashina y no solo identidad cultural sino una identidad religiosa del devoto pueblo Huaracino.


LEAVE A REPLY