Félix Moreno fue suspendido hoy por 120 días del cargo de gobernador regional del Callao, después de que el Poder Judicial dictara sobre él una orden de prisión preventiva por 18 meses por el Caso Odebrecht. La autoridad chalaca es acusada de recibir un soborno por parte de la constructora brasileña.

En una sesión de urgencia, el Consejo Regional del primer puerto también encargó al general de la Policía Nacional en retiro Walter Mori Ramírez, vicegobernador regional, las funciones de gobernador, mientras dure la suspensión a Moreno.

La Contraloría General de la República, según informó El Comercio, ha solicitado que el Mori Ramírez sea inhabilitado para ejercer cargos públicos por una denuncia por presuntas capacitaciones fantasmas que data del 2015.

La inhabilitación para cargos públicos contra el general PNP en retiro es por un período de cuatro años y fue dictada el pasado 25 de enero por el jefe del órgano sancionador de la contraloría, Luis Llallico Núñez.

De acuerdo a la Resolución 002-519-2017-CG/SAN, en el caso de Walter Mori y otros tres funcionarios de la región Callao se logró determinar “la existencia de responsabilidad administrativa funcional”.

El caso por el cual se pide la inhabilitación data del 2015, cuando la contraloría denunció penalmente a 14 funcionarios del Comité de Administración del Fondo Educativo del Callao (Cafed) –el cual Mori presidía– por los presuntos delitos de colusión agravada y falsedad ideológica por dos capacitaciones que nunca se realizaron y que costaron en total S/6 millones a la región.

Por esta denuncia, Mori es investigado en la fiscalía del Callao. Y si bien el proceso administrativo sancionador determinó la inhabilitación en primera instancia, fuentes de la contraloría explicaron a El Comercio que, de acuerdo al procedimiento, la decisión debe ser evaluada por el Tribunal Superior de Responsabilidades Administrativas. En un mes se conocerá la decisión. De ratificarse, se procedería con la inhabilitación de Mori.

Los datos
La tesis de la fiscalía es que Félix Moreno había dado la instrucción de que parte del soborno se destinara al pago de la asesoría de la campaña electoral para su reelección en el 2014, a cargo del publicista Luis Favre.

Moreno y Favre han negado haber recibido dinero de parte de Odebrecht, que reconoció pagos por 29 millones de dólares en sobornos para ganar obras públicas en Perú entre 2005 y 2014, periodo que comprenden los gobiernos de los ex presidentes Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala.


LEAVE A REPLY