Pocos personajes animados han ejercido una influencia tan potente y duradera sobre la cultura popular internacional como Astro Boy. El pequeño robot apareció por primera vez en 1951 como un personaje del mítico manga (cómic japonés) de Osamu Tezuka y se convirtió inmediatamente en un icono. Los enormes y expresivos ojos de Astro Boy sentaron las bases para una nueva forma de animación que se ha expandido por todo el mundo bajo el nombre de anime.

En 1963, Astro Boy apareció en una serie de televisión en blanco y negro producida en Japón y que logró muchos seguidores cuando se estrenó en EE.UU ese mismo año. Astro Boy volvió a ganar adeptos gracias a una serie de televisión emitida en 1982 y, posteriormente, gracias a otra serie estadounidense estrenada en 2003 en 40 países, entre ellos Japón y EE.UU. Esta tercera serie se emitió en The WB y Cartoon Network y fue la más vista en su franja horaria durante dos años seguidos.

A Tezuka pronto se le consideró tanto como el “dios del manga” y como el “padre del anime”, y Astro Boy y su creador se convirtieron en estrellas tan importantes en su Japón natal que incluso figuraron en los sellos postales. En 2004, Astro Boy fue incluido en el Robot Hall of Fame (Salón de la fama de los robots) junto con C-3PO de La Guerra de las Galaxias y Robby el Robot de El planeta prohibido.

1963: Astro Boy contra Disney

El director David Bowers se identificó con la historia de Astro Boy, cuyas claves son el dolor que produce sentirse desplazado y el afán por encajar. “Astro Boy es una historia atemporal como “Pinocho” u “Oliver Twist”, comenta. “Es muy Dickensiana, pero también es muy moderna. Astro Boy es un niño que ha sido creado para sustituir al hijo que ha perdido su padre, pero el padre se da cuenta de que su creación realmente no puede sustituir a su malogrado hijo”.

“Al echar la vista atrás y pensar en las películas que más me han gustado e influenciado, me he dado cuenta de que el primer filme que vi en cine fue Pinocho”, comenta Bowers, un veterano de la animación que anteriormente dirigió Ratónpolis para DreamWorks y Aardman Features. “Mi padre me llevó a verla y me afectó muchísimo. A día de hoy todavía me pongo a llorar si escucho la canción ‘When You Wish Upon a Star’”.

Posteriormente, cuando empezó a investigar sobre la figura de Astro Boypara el filme, Bowers se enteró de que Osamu Tezuka sentía gran simpatía por la obra de Walt Disney. “Fue fácil ver de dónde había salido Astro Boy. Se pueden trazar un montón de similitudes con Pinocho, ¡aunque Astro Boy es una versión mejorada porque tiene poderes para luchar contra robots gigantes!”.

“Los enormes y expresivos ojos de Astro Boy sentaron las bases para una nueva forma de animación que se ha expandido por todo el mundo bajo el nombre de anime”

Astro Boy consigue mantenerse fiel al original y a la vez actualizar su sensibilidad para adaptarse al público del siglo XXI; de hecho, el equipo de la película trabajó siempre con los espectadores en mente, comenta Maryann Garger, la productora de la película. “Astro Boy es un tesoro nacional japonés. Es como Mickey Mouse para los estadounidenses. Queríamos que el público occidental compartiera esa emoción y pasión por el personaje”.

Bowers confía en que los fans que conocían ya al personaje queden contentos con esta versión actualizada de Astro Boy. “Sigue siendo el mismo Astro Boy de toda la vida, pero por primera vez le vemos en la gran pantalla, con lo que su historia es, también, mucho más impactante. Tiene mucho más alcance porque hemos desarrollado mucho la trama, incluso en lo relacionado con aspectos como la parte más emotiva del la historia: el viaje de Astro Boy”.

Pero aunque Astro Boy tiene una parte tierna, los realizadores no han escatimado en acción –ni en humor, dice Bowers. “Astro Boy vuela por las calles, rodeado de coches que explotan y edificios que se derrumban. Las ciudades voladoras impactan contra el suelo. Es una historia tierna, pero también emocionante y divertida”.

1982: Astro Boy contra Naranjito

La película ha sido producida por Imagi Studios, un estudio de animación ubicado en Hong Kong con instalaciones de desarrollo creativo y producción en Los Ángeles y una oficina en Tokio. “En Imagi trabajan artistas magníficos de todo el mundo que sienten una gran pasión por su trabajo”, añade Bowers. “Para Astro Boy contrataron a muchos de los creativos con los que he trabajado en otros estudios, así que fue como si reuniéramos al viejo grupo. Me encantó volver a trabajar con Maryann Garger, que coprodujo Ratónpolis”.

El guión de la película ha corrido a cuenta de Bowers y Timothy Harris, un experimentado escritor que ha creado éxitos como Entre pillos anda el juegoy Poli de guardería, además de la taquillera comedia de acción animada Space Jam.

Bowers dice que como padre le hizo mucha ilusión dirigir Astro Boy. “Mi hija tiene sólo dos años, pero cuando empecé a dibujar en casa y a pensar en cosas para Astro Boy, me preguntó qué era y se lo conté. Ahora cuando vuelvo a casa por las noches le tengo que dibujar un Astro Boy a mi hija”.


Fuente: http://www.diariodevenusville.com/

LEAVE A REPLY