Escribe: Patricia Hoyos

Fueron sus hombres de confianza, pero ahora los desconoce. El ex presidente Ollanta Humala marcó distancia de sus ex ministros de Defensa y del Interior investigados por presuntas compras irregulares durante su quinquenio.

El pasado viernes 31 de marzo, el ex jefe de Estado compareció, por segunda vez, ante la Comisión de Defensa del Congreso. Su sesión fue maratónica, duró casi seis horas.

La República tuvo acceso a la transcripción de sus declaraciones, que se hicieron en forma reservada. A Humala no le tembló la mano al momento de señalar responsables y dejar sin piso los testimonios de algunos de sus ex funcionarios.

“Estamos hablando acá de temas de contratación y adquisición que no ve el jefe de Estado, para esto creo que ustedes han citado a una serie de ex ministros de Estado que son los que han visto directamente este tema, han dirigido las compras”, manifestó.

Este fue su argumento de defensa ante las interrogantes sobre su supuesta injerencia en las adquisiciones y firmas de contrato y que fue reiterada en más de una ocasión.

Humala, acompañado de su abogado Alberto Otárola y el ex congresista nacionalista Santiago Gastañadui aseguró que “no me puedo meter en lo que son responsabilidades, tareas, deberes y funciones de los ministros”.

La postura y actitud del ex presidente sobre estos temas, a decir de los miembros de la comisión, fue distinta a la que mantuvo en su primer interrogatorio en el mes de enero.

“En la primera citación no habló nada de responsabilidades que le competiría a cada uno de sus sectores, ahora dice que responda cada sector”, enfatizó el legislador Edwin Donayre, quien mantuvo un altercado con el ex mandatario durante la audiencia.
“Pregúntenle a ellos”

La compra de 200 patrulleros inteligentes a Corea del Sur, bajo la modalidad de gobierno a gobierno, es uno de los temas que ha puesto sobre la palestra al líder del nacionalismo.

Existe una carta del entonces ministro del Interior, Daniel Lozada, a su par de Relaciones Exteriores, Rafael Roncangliolo, precisando que “por disposiciones expresadas por el señor presidente” se iba a realizar una negociación comercial con Corea sobre la adquisición de vehículos para la Policía Nacional del Perú.

Consultado sobre ello, y con el documento en la mano, Humala afirmó “que el presidente no se mete en esas cosas”. “Citen al ministro que ha firmado esto y que explique él por qué insinúa que el presidente ha dicho que compren a tal sitio”, desafió.

Cabe precisar, que los ex ministros Lozada y Roncagliolo han dado veracidad a la referida misiva, a la cual se suma incluso una carta de respuesta de parte del ex canciller peruano.
No son los únicos

Pero Lozada y Roncagliolo no fueron los únicos a quienes Humala desconoció y pidió que sean citados. Según dijo, su ex asesor presidencial Eduardo Roy Gates también mintió.

El abogado dijo ante la comisión de Defensa que por encargo del ex jefe de Estado acudió a reuniones previas a la compra de patrulleros, con el ex viceministro de Gestión Institucional Roberto Reynoso y el ex secretario general del Mininter Javier Galdós.

“Yo no dispongo que él se reúna con tal persona, él no ha sido consejero; bueno, su cargo era asesor y él veía la parte legal”, respondió Humala.

Luego de esta sesión, la comisión que preside la aprista Luciana León decidió pasar a calidad de investigado a Ollanta Humala y otros funcionarios de su gobierno. Se evalúa una tercera citación para el ex mandatario.


LEAVE A REPLY