Iván Álvarez Arredondo

Aun cuando el Gobierno ha realizado modificaciones a los lineamientos del Decreto de Urgencia 003, el presidente de Odebrecht Perú, Mauricio Cruz, asegura que todavía no han podido conseguir liquidez para cumplir con pagos pendientes.

—Cómo toman los nuevos lineamientos que ha dictado el Gobierno para el Decreto de Urgencia 003. ¿Ayuda a resolver los problemas que tenían en cuanto a la venta de activos y a percibir recursos para cumplir con los pagos a proveedores?
El principal problema que hoy enfrenta Odebrecht para cumplir con los pagos a proveedores es la venta del proyecto Olmos. Pese a la publicación del Decreto de Urgencia 003 y su respectiva reglamentación, la empresa sigue a la espera de la aprobación para concluir la venta que fue firmada con los compradores en noviembre del 2016, hace 5 meses atrás.

—Con los recientes lineamientos, ¿cuáles son los factores que les impediría conseguir liquidez?
Primero, la falta de definición del monto estimado para la reparación civil. Después la definición con respecto al dinero que se obtendrá por la venta de activos, permitiendo que el recurso sea utilizado para el pago a los acreedores antes de la retención en el fideicomiso.

Específicamente sobre ese punto, la empresa ve con preocupación el ítem 4.2.7 del reglamento del Decreto de Urgencia. Dicho artículo permite interpretar que en caso del monto estimado para la reparación sea igual o mayor a la venta de los primeros bienes o activos, la prioridad sería aportar el recurso al fideicomiso y no a los trabajadores, proveedores y acreedores. Lo que pondría en grave riesgo el intento de reactivar en tiempo hábil las cadenas de pago.

—Cómo avanzan las gestiones con ministerios y la Sunat para que ustedes puedan obtener recursos. ¿Están teniendo alguna dificultad?
Odebrecht Perú sigue a la espera de una oportunidad para poder participar del diálogo directamente con el Ministerio de Energía y Minas. Esto preocupa a la empresa pues de este Ministerio depende el éxito de la subasta del Gasoducto Sur Peruano (GSP), que es el principal proyecto en el cual la empresa tiene participación y donde está concentrada la mayor parte de la deuda con proveedores y acreedores.

En relación a la Sunat, Odebrecht ya ofreció bienes en garantía para sustituir los embargos preventivos que han ocurrido en 45 cuentas bancarias y diversos bienes. A la fecha S/47 millones fueron retenidos en efectivo y otros S/76 millones fueron embargados en bienes. Estos S/47 millones podrían ser utilizados para pagar buena parte de las deudas con los acreedores.

—Ya han podido cumplir con los proveedores. Anteriormente informaron que necesitan cerca de S/100 millones, ¿ya se saldó parte o el total de esa deuda?
No, hasta la fecha no se ha podido generar liquidez para cumplir con pagos pendientes. Lo único que estamos logrando es seguir pagando planilla y liquidación de empleados.

—En relación al tema de trabajadores, ¿cuánto es lo que requieren mensualmente para cumplir con el pago de planillas? Hay algún riesgo de que puedan incumplir esas obligaciones.
El pago mensual de planilla y liquidación de los trabajadores remanentes en Odebrecht es de aproximadamente US$9 millones. El principal riesgo son los bloqueos de las cuentas bancarias, pues sin ellas no habría forma de seguir pagando a los trabajadores.

El segundo mayor riesgo es la demora en la aprobación de la venta de Olmos. Teníamos planeado concluir esta venta en diciembre del 2016.


 

LEAVE A REPLY