Doris Aguirre

En la información proporcionada por los colaboradores eficaces de la constructora Odebrecht a las autoridades peruanas se menciona la identidad de los funcionarios brasileños que participaron en el presunto desembolso de coimas al gobernador regional chalaco Félix Moreno, su ex publicista Felipe Belisario Wermus (Luis Favre) y a su socio y amigo, el empresario israelí Gil Shavit.

Para la consumación de los pagos, señala la investigación del fiscal especializado en delitos de corrupción de funcionarios, Javier Jiménez Niño, Odebrecht habría recurrido a su red de empresas “offshore” que manejaba la División de Operaciones Estructuradas, es decir, el aparato dedicado exclusivamente a cumplir con el abono de las coimas, de acuerdo con las instrucciones de los directivos y funcionarios implicados.

Moreno, Favre y Shavit rechazan haber recibido dinero de Odebrecht. Favre emitió una declaración en la que fue claro en señalar que nunca le fue entregado dinero por parte de Odebrecht.

Es más, anotó que nunca tuvo vínculo laboral con las constructoras brasileñas envueltas en casos de corrupción.

“La existencia de pagos corruptos por medio de empresas offshore se sustenta con el Acta Fiscal de Recepción de Documentos (…) en los que se registra: (a) El correo de ‘Tsarina’ a ‘Waterloo’, disponiendo el pago de US$ 200,000 de la Planilla 1 a la Planilla 2. (b) El correo de ‘Waterloo’ a ‘Tumaine’, aludiendo al pago de dos millones divididos en cuotas de 400, que serían de US$ 400,000”, señala la Fiscalía a cargo del caso.

Las autoridades brasileñas del caso Lava Jato han informado a sus pares del Perú que “Tsarina” era el seudónimo de la funcionaria de Odebrecht Angela Ferreira Palmeira; que “Waterloo” era la falsa identidad de Fernando Migliaccio Da Silva, asignado a los pagos de sobornos mediante los offshore y otras modalidades y que “Tumaine” era el sobrenombre de Maria Lucia Tavares, otra funcionaria dedicada a los pagos ilícitos de la constructora. Las dos mujeres trabajaban en la División de Operaciones Estructuradas en coordinación con Migliaccio.

Ferreira y Tavares ya entregaron toda la información a la justicia brasileña y Migliaccio, detenido en Suiza, negocia el suministro de más datos. Ellas construyeron las “planillas negras” en las que registraban los pagos ilícitos a altos funcionarios gubernamentales brasileños y extranjeros con seudónimos.

Delaciones y menciones

En la documentación suministrada por los delatores de Odebrecht se incluyen informes precisos de cómo se hicieron los desembolsos.

“(c) El extracto bancario en que aparece la disposición de fondos. La asignación de US$ 350,000 y US$ 410,000 por la obra Costa Verde Callao. (d) El pago del mencionado monto con detalle de financiamiento por consultoría a la empresa Fincastle Enterprises Ltd., que según el documento se vincula a Cardiff International. (e) La participación de la empresa Cardiff International Ltd., que tiene como beneficiario a Gil Shavit”, menciona el documento judicial con el que se autorizó el allanamiento de las viviendas de Félix Moreno y Gil Shavit.

El esquema que usó Odebrecht para repartir coimas a diestra y siniestra es el mismo que habría sido aplicado para conseguir la adjudicación de la construcción del tramo del Callao de la Costa Verde, conforme el documento fiscal.

“Los pagos indebidos a favor de Félix Moreno y Gil Shavit habrían sido gestionados por la División de Operaciones Estructuradas de Odebrecht, a cargo de Fernando Migliaccio Da Silva”, indica el informe del fiscal Javier Jiménez.

Incluso menciona que en el caso de Gil Shavit se le abonó el dinero desde la “offshore” Klienfeld Services, usada frecuentemente por Fernando Migliaccio para apoquinar coimas.

Al momento de su detención en el aeropuerto Jorge Chávez cuando llegaba de Cuba, Shavit expresó extrañeza y preguntó el motivo. Cuando le explicaron que se trataba de su relación a unos pagos de un supuesto soborno de Odebrecht, contestó a las autoridades que, efectivamente, había sostenido una relación profesional con la constructora brasileña como consultor y que probablemente los pagos estaban referidos a los servicios que prestó.

Si bien el caso de Shavit se hace referencia a que constituyó expresamente la offshore Cardiff International para recibir el dinero supuestamente de origen ilícito, los documentos no precisan cómo ocurrió en el caso de Félix Moreno.

Solo se desprende que Odebrecht habría pagado a Moreno por intermedio de su ex publicista o una empresa de este, pero no se explica si se usaron offshore o los abonos se hicieron en efectivo.


LEAVE A REPLY