Nació en Puno el 4 de agosto de 1789 y falleció en ese departamento en 1854.

José Domingo Choquehuanca fue sobrino del sacerdote Gregorio Choquehuanca, canónigo de la Iglesia Metropolitana de La Plata, caballero de la orden de Carlos III y heredero de una de las familias de la nobleza indígena más ricas y poderosas de todo el sur andino.

Ingresó como colegial en el Real Convictorio de San Juan Bautista, (actual Bolivia). Se graduó y doctoró en teología (24 de abril de 1809) y en derecho (22 de junio de 1811), en la Real y Pontificia Universidad de San Francisco Javier. Se recibió como abogado ante la Real Audiencia en 1814.

De regreso a su pueblo natal, José Domingo Choquehuanca tomó posesión de tierras y minas heredadas de sus antepasados, y ocupó el cargo de alcalde y justicia mayor de Azángaro en 1817.

Cuando el Libertador Simón Bolívar recorrió el pueblo de Pucará el 2 de agosto de 1825), tras la batalla de Ayacucho un año antes, José Domingo Choquehuanca le dedicó la arenga que lo inmortalizó.

“Quiso Dios de salvajes formar un gran imperio y creó a Manco Cápac; pecó su raza y lanzó a Pizarro. Después de tres siglos de expiaciones ha tenido piedad de la América y os ha creado a vos. Sois pues, el hombre de un designio providencial. Nada de lo hecho hasta ahora se asemeja a lo que habéis hecho, y para que alguno pueda imitaros será preciso que haya un mundo por libertar. Habéis fundado tres repúblicas que en el inmenso desarrollo a que están llamadas, elevan vuestra estatua a donde ninguna ha llegado. Con los siglos crecerá vuestra gloria como crece la sombra cuando el sol declina”.

Como diputado por Azángaro, en 1825, José Domingo Choquehuanca fue un ferviente bolivariano. Recibió la medalla cívica creada por el Congreso y poco después se incorporó a la Junta Departamental de Puno, entre 1827 y 1832. Ejerció tres años la presidencia de esta entidad.

Como senador por Puno en 1832, José Domingo Choquehuanca presentó en su cámara iniciativas para obtener la abolición del fuero eclesiástico y la extinción de los servicios personales de los indígenas.

Como prefecto en 1835 renunció a los pocos meses por su oposición al presidente Luis José de Orbegoso. Se desempeñó, sin embargo, como subprefecto de Huancané en 1836, durante la Confederación Perú-Boliviana, recibiendo represalias políticas tras su disolución.

De regreso a su pueblo natal, se consagró al ejercicio del Derecho y a trabajos mineros hasta fallecer en 1854.

Un distrito de la provincia de Azángaro en el departamento peruano de Puno, bajo la administración de la región Puno, lleva también el nombre de José Domingo Choquehuanca.


LEAVE A REPLY