Javier Contreras

Las Administradoras de Fondo de Pensiones (AFP), a febrero del 2017, invirtieron el 0,3% del total de los aportes de los trabajadores (S/434 millones 118 mil) en acciones de la constructora Graña y Montero (GyM), según cifras de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS).

Invertir este monto de dinero en acciones de la empresa de capitales peruanos les da derecho a nombrar a tres miembros de su directorio.

Luego del escándalo que causó las relaciones de GyM con la corrupta Odebrecht y que llevó al desplome del valor de sus acciones, en perjuicio de los afiliados a las AFP, su directorio renunció y el último viernes se conoció que eligieron como nuevo presidente a Augusto Baertl (ex presidente de Petroperú) y a Rafael Venegas como su vicepresidente.

Las AFP ya nombraron a nuevos directores en Graña y Montero. “Nuevamente a sus amiguitos, que seguramente no nos representarán a los afiliados, sino a los accionistas de las AFP. Nadie sabe quiénes son, cuánto ganan, cómo son elegidos, si registran o no antecedentes que sean incompatibles con esta responsabilidad. Eso es un abuso inaceptable”, advirtió Jaime Delgado, ex congresista y ex presidente de Aspec.

Enfatizó que los directores deben representar los intereses, no de las AFP, ni sus accionistas, sino el de los afiliados.

Por eso consideró que el Congreso o el gobierno debería establecer un mecanismo diferente de designación de directores en las empresas en las que se invierten los fondos de pensiones, ya que el actual procedimiento no garantiza ninguna transparencia y ningún mecanismo de fiscalización, ni rendición de cuentas a los verdaderos dueños de los fondos de pensiones, los afiliados.

Además cuestionó que los directores nunca sean responsables de las malas decisiones que toman y que provocan pérdidas para los afiliados, a quienes no le dan cuenta de sus actos pese a ser dueños de los fondos.

“¿Por qué no publican todos los nombres y las dietas que reciben los directores designados en empresas en las que han invertido los fondos de pensiones?”, cuestionó.

Toda vez que, para el ex parlamentario existe no solo responsabilidad de las AFP en invertir en una compañía socia de Odebrecht, que ya había sido cuestionada, cuyo presidente ya estaba preso en Brasil y que por tanto significaba un alto riesgo para nuestros fondos de pensiones, sino que además, existe responsabilidad de los directores que representaban a los afiliados en Graña y Montero.

“Una alternativa será que desde la SBS se convoque a la postulación de profesionales altamente calificados, independientes y sin antecedentes que comprometan su actuación, para ser designados en una nómina de candidatos a directores, y que las AFP tengan que elegir entre los miembros de esta nómina”, planteó Delgado.

Claves

  • El precio máximo por acción de Graña y Montero fue de S/ 12 en mayo de 2013, de ahí redujo hasta finales de 2015 a S/ 1.90.
  • Antes de la crisis, a finales de febrero de 2017 la acción estaba en S/ 3.30.

LEAVE A REPLY