“Revolución calienteeee…para rechinar las muelas”. ¿Quién no ha escuchado sobre este tradicional pregón limeño? A continuación les contaré un poco sobre su historia. Desde la época de la Colonia se solía ver la figura de un pregonero o ‘galletero’ por las calles del Centro de Lima, el cual salía a vender unas deliciosas galletas a partir de las 6 de la tarde al ritmo de esa canción.

Siempre con su camisa blanca, pantalón negro y su infaltable lamparita de kerosene, el ‘galletero’ se paseaba con un bolso blanco que contenía su producto: los sabrosos panecitos (una macita de harina horneada con sabor a canela), que pese a su pequeño tamaño siempre dejaba satisfechos a los compradores.

Con el paso del tiempo las cosas cambiaron drásticamente para este personaje. Poco a poco fue dejando el Centro de Lima como su nido para mudarse al Parque Kennedy en Miraflores. También se puede ver que han disminuido las personajes que hacen esta labor, los pregoneros hoy en día son contados con una sola mano. Una parte importante de nuestra esencia limeña va desapareciendo, a tal punto que en la actualidad el cantar de este pregonero es poco conocido entre los más pequeños.

Por mi parte, recuerdo que de niño escuché el famoso estribo y se me quedó grabado para siempre. Llegué a probar esa delicioso galleta y estaba fascinado por su exquisitez. Se me vienen recuerdos nostálgicos al ver a ese señor de blanco que se movía al ritmo de su pregón. Hoy en día es solo un fantasma en mi memoria, esperando que aparezca nuevamente.

Sinceramente, toda mi vida pensé que el pregón era “Revolución caliente, para rechinar los dientes” , pues no. Por eso les comparto la letra original de este recordado estribo: “Revolución caliente, música para los dientes; azúcar clavo y canela, para rechinar las muelas. Por esta calle me voy, por la otra me doy la vuelta, la chinita que me quiera, que me deje la puerta abierta”. Se le extraña


Fuente: http://tradiciones-peruanas-del-ayer.blogspot.pe/2013/04/revolucion-caliente.html

LEAVE A REPLY