De las cosas más sencillas, muchas veces, se obtienen los mejores inventos. Justamente, eso le pasó al IV Conde John Montagu, ávido jugador de cartas, quien vivió en el siglo XVIII en una ciudad llamada Sandwich, al sureste de Inglaterra. Una noche, el noble le pidió a su chef que le sirviera un poco de carne entre dos rebanadas de pan, de modo que pudiera comer sin interrumpir su juego. Así nació este infaltable bocadillo bautizado como sándwich en honor al conde.

En el Perú, la referencia más antigua que se tiene de un sándwich, según Teresina Muñoz-Najar, autora del libro “Sánguches del Perú”, es la del cronista Juan de Arona (1883). Esta referencia se encuentra en el “Diccionario de Gastronomía Peruana Tradicional” de Sergio Zapata.

La cita describe a la butifarra como un “pan rajado de arriba hacia abajo hasta por la mitad y embutido con una lonja de carne de puerco, una hoja de lechuga, una tira de ají, alguna aceituna, queso, etc., y que se vende en chinganas, en las corridas de toros, a veces por las calles. También se prepara en las comidas campestres y es bocado criollo”.

Para Diego Alcántara, conductor del microprograma “El Reto del Chef”, elegir un sólo sándwich entre los favoritos de su infancia es imposible. Recuerda con mucho cariño los panes con chicharrón, los mixtos de jamón y queso, y el infaltable pan con palta. Ahora les añade un toquecito de ají limo en rodajas al chicharrón y agrega algún queso serrano fundido (no muy fuerte) como, por ejemplo, el queso mantecoso cajamarquino. A veces, suele agregarle un poco de orégano al pan mixto y al pan con palta, una sarsa criolla con hierba buena.

La escritora Muñoz-Nájar, precisa algunos panes, según dos regiones del Perú. La lista no es corta: el de chicharrón, el de pejerrey, el de aceitunas secas, el de jamón serrano, el de queso paria, todos ellos ligados a un pan diferente de acuerdo a la región donde se preparen.

Lima: gracias a la maestría de los panaderos italianos que llegaron a la ciudad a mediados del siglo XIX, les debemos, el amén del panetón, la contemporánea ciabatta y el desaparecido tolete.Otros clásicos son el pan francés y el carioca. Además del croissant, que va de maravillas con el jamón y queso, y el chancay, perfecto para disfrutarlo con mantequilla y mermelada.

Sierra: panes redondos o de tres puntas, distintos según las ciudades pero igual de deliciosos. En Puno, por ejemplo, le suelen echar anís en grano antes de hornearlos.

En Arequipa, la peculiaridad de los hornos de esa región y en algunos casos, usan una hierba llamada capo como leña. Esta le da al pan común (y a la coliza) un sabor notable. En esta misma ciudad, es famoso el sándwich de pan común con salchicha blanca.

En Cajamarca tienen el pan de agua, sin manteca y sin levadura, y la semita. Ambos productos, con un trozo de queso fresco o un poco de mermelada de sauco, se transforman en sencillos y sabrosos sándwiches.

Cusco también tiene estupendos panes. El distrito de Oropesa (dedicado en pleno a la panificación) tiene al pan chuta que es toda una institución. Asimismo, es imposible dejar de mencionar a las famosas guaguas de Ayacucho, las marraquetas de Lambayeque y los cachitos de Piura.

LOS MÁS RAROS DEL MUNDO
Y como sabemos que te encantan los sándwiches a cualquier hora del día e incluso en la madrugadas para el clásico bajadón, hemos preparado esta selección de los cinco sándwiches más raros que hay alrededor del mundo. ¿Ya conocías alguno?

 1. RUBIK: Sí, los sándwiches en cubo también existen. Además de contundentes, guardan la misma simetría que esta figura geométrica con la añadidura de carne y cubos de queso. Causaron revuelo cuando fueron presentados por primera vez.

 2. PETITE: La comida en miniatura es una fiebre que crece cada día más y los sándwiches no podían dejar de empaparse de esta moda. Se requiere de mucha destreza y tiempo para preparar uno.

3. UN OJO DE LA CARA: Este sándwich no está en esta lista precisamente por raro, sino por caro. Aunque es bastante peliculiar su costo: US$ 214 y lo encuentras en el restaurante “Serendipity” de Nueva York. ¿Qué lleva? Queso derretido en un parrilla. ¿Y por qué tan caro? Su precio es elevado debido a que usan un pan francés preparado con champagne Dom Perignon y 24k de hojuelas de oro comestibles. Todo un lujo.

 4. RECORD GUINESS: El sándwich más grande del mundo se preparó en octubre del 2010 en Dubái. Fueron 2667 kilómetros de largo y se necesitaron más de 200 voluntarios para lograrlo. Han sido muchos los esfuerzos alrededor del mundo por superarlo, sin éxito.

 5. EXCÉNTRICO: ¿Te atreverías a probar una hamburguesa bañada en chocolate o que lleve donas en vez de pan? Esa es la propuesta de estos ‘tastykakes’, que se caracterizan por mezclar ingredientes dulces y salados. Hay para todos los gustos.

LOS FAVORITOS DE LOS PERUANOS
Hicimos una breve encuesta en redes sociales sobre los sándwiches más preferidos y en qué momento del día les gusta consumirlos. La mayoría respondió que optan comer los sándwich criollos en el almuerzo, y el pan con chicharrón durante el desayuno. No faltaron los clásicos con mantequilla, aceituna, queso y jamón.


LEAVE A REPLY